Según el II Estudio Cinfasalud sobre “Percepciones y hábitos de las mujeres españolas en relación a la salud de sus piernas y la Insuficiencia Venosa Crónica”, un 30% de la población española padece esta patología caracterizada por dolor, sensación de cansancio en las piernas, hinchazón, enrojecimiento, varices, etc y provocada por problemas de circulación. El doctor Eduardo González Zorzano, experto de Cinfa nos da una serie de consejos para aliviar las molestias de la IVC.

“La prevención es el mejor tratamiento”, señaló el doctor González Zorzano durante la presentación del Estudio aprovechando para ofrecer una serie de consejos para trabajar en este sentido como son el control de las calorías, la práctica regular de ejercicio, evitar el alcohol y el tabaco y controlar la sal, “que retiene líquidos y no favorece para nada a la salud de las piernas”. Una vez que la enfermedad se manifiesta existen una serie de pautas que debemos incluir en la rutina diaria para que las reducir las molestias. Aquí están las 10 claves del doctor González Zorzano.

1-Evitar permanecer de pie, quieto o sentado largos periodos de tiempo. Si por motivos de trabajo o viajes largos tenemos que estar mucho tiempo sentados es aconsejable no mantener las piernas cruzadas y usar el reposapiés. Ya sea por estar mucho tiempo de pie o sentado, es aconsejable mover frecuentemente los pies y dar breves paseos.

2-Piernas arriba. Después de un largo día se recomienda de cara a facilitar el funcionamiento de las venas, tumbarse y elevar las piernas por encima del nivel del corazón.

shutterstock_131233028

La alimentación es fundamental para paliar las molestias de la IVC.

3-Utilizar medias terapéuticas. El médico o farmaceútico tendrán que valorar el grado de compresión y la talla adecuada para cada paciente. Las medias son importantes también para prevenir la enfermedad en caso de tener antecedentes familiares.

4-Dieta equilibrada y baja en sal. El sobrepeso y el estreñimiento afectan a la circulación por lo que es clave una dieta rica en fibra, frutas, verduras y cereales. También es importante reducir el consumo de sal.

5-La importancia de la hidratación. Hidratarse es fundamental para todo, y la recomendación es beber entre 1,5 y 2 litros a día de agua. Pero en este caso también es importante hidratar la epidermis con productos específicos que reactiven la circulación sanguínea.

6-Practica deporte. Es fundamental para todo, para el cuerpo y para la mente, pero si hablamos de problemas de circulación el deporte se convierte en clave. Natación, caminar, gimnasia, baile, bici… ¡Muévete!

7-Ducha y masaje para cerrar el día. Tras la jornada es estupendo para la circulación darse una buena ducha en la que aplicaremos agua fría a las pantorrillas en sentido ascendente para aliviar la sensación de pesadez. Los masajes con geles fríos también nos ayudarán.

8-Evitar el calor. Las altas temperaturas favorecen la dilatación de las venas, por lo que hay que evitar las fuentes de calor dirigidas directamente a las piernas. Las saunas no son lo más recomendable en este aspecto.

9-El calzado y la ropa, mejor amplios. La ropa ajustada dificulta el retorno venoso desde las piernas al corazón, y con el calzado ocurre lo mismo. Además el tacón no ayuda tampoco a nuestras venas.

10-Siempre acudir al profesional. Para eso están nuestros médicos, para orientarnos y ayudarnos a sobrellevar estos problemas de la manera más adecuada a nuestro caso.