En ensaladas, en postres, al natural, en zumos… La piña es una fruta muy saludable especialmente adecuada para controlar la hipertensión, fortalecer los huesos y mejorar las digestiones. Procede de Brasil, donde mantiene su nombre indígena, Ananás, que significa “fruta excelente”. Pertenece a la familia de las Bromeliáceas y podemos disfrutarla todo el año. Una fruta deliciosa que nos refresca y nos ayuda a incorporar un montón de vitaminas. Aquí os dejamos 10 razones para consumir piña a diario y una receta baja en calorías y deliciosa.

  • Excelente aliado para la salud visual. La piña contiene una gran cantidad de antioxidantes, con lo que consumirla habitualmente resulta beneficioso para luchar contra enfermedades de la vista como la degeneración macular.
  • Fuente de magnesio, azufre y hierro. Si tienes anemia, por ejemplo, la piña te ayuda a que tus niveles de hierro aumenten.
  • Ideal para dietas. Por su sabor dulce y la cantidad de agua que aporta al organismo, su consumo es una idea excelente para olvidarnos de otros dulces menos saludables y además nos sacia, con lo que nos ayuda a evitar ingerir otros alimentos contribuyendo así a mantener la línea. Sólo contiene 49 calorías por cada 100 gramos.
  • Piel hidratada y luminosa. La piña contiene enzimas que nos ayudan a lucir una piel más saludable con una mayor hidratación y eliminación de células muertas. Así de paso nos puede ayudar a disimular las líneas de expresión.
  • Rica en manganeso, este mineral ayuda en la absorción del calcio, por lo que resulta beneficiosa para fortalecer los huesos.
  • Antiinflamatorio. Su bromelina funciona como un agente inflamatorio, con lo que puede ayudar a aliviar el dolor.
  • Su combinación de sodio y potasio resulta perfecta para reducir la tensión arterial.
  • Aliada contra el estreñimiento. Debido a su alto contenido en fibra es muy eficaz contra el estreñimiento y en general ayuda a mejorar la digestión. Además no tiene colesterol.
  • Boca sana. Contiene una gran cantidad de vitamina C así contribuye a proteger las encías de enfermedades y evitar que se forme la placa bacteriana.
  • Su alto contenido en minerales y enzimas mejoran el funcionamiento de las hormonas sexuales contribuyendo por tanto a mejorar nuestra vida sexual.

Además de todos estos beneficios, el sabor de la piña combina a la perfección con un montón de ingredientes y se hace más apetecible con el buen tiempo, aunque también va estupendamente en otoño e invierno. Un plato muy saludable, sabroso y sencillo son las naranjas rellenas de ensalada de pollo y piña. A grandes rasgos la conseguimos así:  vacíamos las naranjas, que son el continente de la ensalada. Ésta es de lo más sencilla: lechuga, tomate, maíz, pollo a la plancha, huevo cocido y unas rodajas de piña. Lo mezclamos y lo metemos en la naranja. Para aliñarlo le va genial una salsa rosa, pero si queréis que sea más saludable podéis probar con el vinagre y el aceite. Pocas calorías y mucho sabor, ¡viva la piña!