No…no te pitan porque están hablando mal de ti a tus espaldas. Este molesto a la vez que inquietante pitido se produce de improviso y sin que exista en realidad un estímulo sonoro exterior. Podemos escucharlo en un oído o en los dos y, generalmente, aparece cuando más silencio hay a nuestro alrededor.

 

Pero ¿por qué se produce? Y es que no, no estás loco. Es un sonido real, pero sólo es real en tu interior. Estos sonidos, conocidos como acúfenos o tinnitus, son algo que padece casi el 40% de la población y que, por lo general, no hay que darle mayor importancia. Ahora bien, se estima que un 10% lo vive de modo continuado, siendo un auténtico y molesto problema en el día a día. Hay personas que incluso no pueden seguir una conversación.

Generalmente se debe a un error de nuestro sistema auditivo, a una vibración de los tejidos que rodean nuestros oídos. Un ejemplo muy común es cuando estás mucho tiempo escuchando música con los cascos y, al quitártelos, a veces puedes sentir un extraño zumbido. Es frecuente también tras haber presenciado una explosión, fuegos artificiales, o simples petardos… ¿La razón? Por una sobreexcitación del oído. Ahora bien, hay personas que tienen algunas anomalías en los músculos del oído medio, los cercanos a la mandíbula, lo que provoca el hecho de que los acúfenos sean más frecuentes en unos pacientes que en otros.

shutterstock_231355951Es interesante saber que los acúfenos o tinnitus suelen ser más comunes en las personas mayores de 40 años, pero si somos de aquellos que se pasan gran parte del día escuchando música con los auriculares, los sufriremos en mayor medida. No obstante, si padeces por ejemplo problemas como el bruxismo (rechinar de dientes al dormir) o tienes algún problema cervical, o más aún, si sueles padecer estrés y ansiedad en tu día a día, también tienes más riesgos de experimentar los molestos tinnitus. Todo ello supone una mayor “sobreexcitación” en la corteza cerebral auditiva y en el área límbica, que implica la aparición de estos súbitos sonidos.

¿Cómo podemos tratarlos? Bien, lo más importante es conocer qué los ocasiona. Si es por el estrés, si es por nuestra anatomía particular o si es por escuchar durante muchas horas música mediante los auriculares, necesitaremos abordar el problema mediante una estrategia u otra. Habitualmente, se utiliza una medicación que facilite la vasodilatación cerebral, aunque en los últimos años están cogiendo mucha fuerza las llamadas “terapias sonoras” para disminuir la percepción de los tinnitus.