La alimentación en Navidad está junto a este periodo de celebración a la vuelta de la esquina y con ellas llegan los excesos. Es inevitable no comer más de la cuenta durante las fiestas, hecho que traerá consecuencias negativas a nuestro cuerpo. Graciela Moreira, la experta en nutrición y cocina de PronoKal Group, nos da ocho reglas de oro para que este año lleguemos en condiciones perfectas a la Navidad y sepamos cómo afrontarlas sin “pecar” dietéticamente más de la cuenta.

Leer más


“No es aconsejable llevar una dieta rigurosa unos días previos a las Navidades, para luego consumir alimentos sin control. No solo perderemos lo logrado sino que ayudaremos al efecto rebote, recuperaremos lo perdido y más.” Por eso, la experta en nutrición y cocina, Graciela Moreira afirma que “es mucho más efectivo cuidarnos antes y bajar el tamaño de las porciones que habitualmente ingerimos”.

Las 8 reglas de oro para superar la alimentación en Navidad

Con los consejos de Graciela Moreira, experta en nutrición y cocina, se podrá llegar a las navidades en condiciones óptimas para afrontarlas, no sólo con algunos kilos de menos, sino también con buenos hábitos adquiridos que se podrán mantener durante todo el año. La experta señala que ser estricto en estos consejos es el mejor aliado contra los excesos de la alimentación en Navidad.

alimentación en Navidad

Seguir estos consejos nos ayudará a tener una buena alimentación en Navidad y no caer tanto en los excesos.

1. Realiza 5 comidas al día. Realiza las tres comidas básicas y dos tentempiés. Lograrás activar tu metabolismo y te ayudará a quemar calorías. Además está demostrado que llevando una ingesta de alimentos regular (cada 3-4 horas) tendrás más sensación de saciedad y evitarás el picoteo entre horas.

2. Bebe abundante agua. Es fundamental beber aproximadamente 2 litros de agua al día para mantener hidratados nuestros órganos y tejidos. Beber agua da sensación de saciedad y ayuda a desintoxicar nuestro cuerpo.

3. Cocina con poca grasa y elige la de mejor calidad. El aceite de oliva virgen es la mejor grasa recomendada. Pero debemos tener en cuenta que no debemos abusar de su consumo, pues aumenta el valor calórico de la dieta. Se aconsejan unas 3-4 cucharadas soperas al día. Limita el consumo de los alimentos que contienen grasas animales como carnes rojas, quesos de mucha maduración, mantequilla, embutidos, repostería etc.

4. Reduce el consumo de azucares y dulces en general. Los azúcares están muy presentes en la alimentación en Navidad, y solo aportan calorías vacías. Es decir no contienen nutrientes, reemplázala con edulcorantes o poco a poco acostúmbrate a no endulzar las bebidas o comidas. También los alimentos dulces como la pastelería o repostería en general aportan azúcares y grasas no recomendadas. Por ejemplo reemplaza un chocolate con leche y frutos secos por un chocolate negro con más del 75% de cacao.

5. Consume muchas verduras y ensaladas. Aportan vitaminas, minerales y fibra para asegurar un buen tránsito intestinal. Dan una importante sensación de saciedad con pocas calorías y nada de grasas. Elige aliños o vinagretas con poco aceite y muchas especias que darán más sabor a las verduras.

6. Selecciona los alimentos más magros. Procura que tu alimentación tenga como base las verduras, frutas, carnes blancas (ave, pavo, conejo, pescado), cereales, legumbres y lácteos magros.

7. Cuando comas no leas ni mires televisión. Está demostrado que cuando comemos y nos distraemos con otra actividad no mantenemos el control de lo que ingerimos. El ver lo que comemos nos ayuda a saciarnos, como dice el dicho popular: “la comida también entra por los ojos”.

8. Realiza actividad física a diario. El ejercicio es siempre sinónimo de salud, no solo nos mantiene en forma sino que ayuda a mantener tanto los niveles de azúcar como de colesterol más controlados. Ayuda a liberar endorfinas, neurotransmisores del placer, por eso nos sentimos tan bien realizando actividad, por lo menos 30 minutos diarios de ejercicios moderados o caminata.

Estos consejos nos ayudarán a pasar las Navidades sin que el cuerpo lo note en exceso.

Ocultar