Te hablamos de 14 tipos de aceite vegetal que pueden proporcionarte gran variedad de beneficios.

  • Aceite de Semillas de uva: rico en antioxidantes y con propiedades anticoagulantes y antiinflamatorias, sirve para fortalecer el sistema inmunológico, aumentar el colesterol bueno y reducir el malo, controlar los triglicéridos y prevenir la hipertensión, la obesidad y los infartos. Asimismo, puede utilizarse como sustituto de la crema hidratante, pues fortalece la piel y combate el acné y la celulitis.
  • Aceite de germen de trigo: conocido como el “aceite de la belleza”, su riqueza en vitamina E ayuda a prevenir el envejecimiento, así como a mejorar la piel y el cabello (ideal para la caspa). Además, fortalece el corazón, previene las estrías, reduce el estreñimiento y es bueno tomarlo cuando existe fatiga mental o depresión. Para las mujeres: reduce los síntomas cuando la regla es irregular.
  • Aceite de palma: rico en antioxidantes y vitaminas A, D y E, ayuda a fortificar los huesos y la piel, a la buena marcha del sistema circulatorio y a minimizar la concentración del colesterol malo. Asimismo, es favorable para la vista.
  • Aceite de borraja: sus cualidades antiinflamatorias le permiten luchar contra la artritis reumatoide. De igual modo, evita la deshidratación de la piel, conserva el cabello y las uñas en buen estado y trata dermatitis atópicas, psoriasis y eccemas.
  • aceite, saludAceite de argán: rico en ácido linoléico y vitamina E. Previene el colesterol malo, aumenta el bueno y ayuda a mitigar los dolores reumáticos. Del mismo modo, regenera la piel y el cabello, fortalece las uñas y lucha contra el acné y la psoriasis.
  • Aceite de onagra o prímula: ideal para la piel, pues favorece su elasticidad e hidratación (está indicado en casos en los que las cremas hidratantes no son suficientes y la piel sigue estando seca e incluso agrietada). Por otra parte, disminuye la presión arterial, reduce la inflamación en casos de artritis y alivia los síntomas de la menopausia así como las molestias premenstruales.
  • Aceite de cáñamo: por su riqueza en ácidos poliinsaturados, es beneficioso para reducir el síndrome premenstrual y las inflamaciones derivadas de la artritis. Aplicado externamente, ayuda a mitigar picores, alergias y eccemas.
  • Aceite de soja: su mejor característica es que combina la vitamina A con la E, siendo de buena asimilación y digestión. Asimismo, su riqueza en Omega 3 y Omega 6 es beneficiosa para el sistema nervioso y el corazón.
  • Aceite de maíz: rico en vitamina E, es aconsejable para combatir enfermedades neurológicas, circulatorias o vasculares y la esterilidad. También es ideal para la nutrición e hidratación de la piel.
  • Aceite de calabaza: sus propiedades antiinflamatorias evitan la irritación de la vejiga y favorecen el funcionamiento renal. Asimismo, es aconsejable tomar este aceite en casos de caries, caída de cabello o fragilidad de las uñas. Mejora el estreñimiento y la colitis.
  • Aceite de girasol: ideal para tomar en crudo, y rico en vitamina E y ácidos linoleicos y oleicos, regula el colesterol y los triglicéridos, evita problemas circulatorios y cardiovasculares y mejora nuestra piel.
  • Aceite de sésamo: bueno para combatir el colesterol y fortalecer el sistema nervioso, las características de este óleo sobresalen a nivel externo, pues se puede utilizar como mascarilla para el pelo, para sanar las grietas en manos y pies y para tratar la flacidez de la piel.
  • Aceite de lino o linaza: sus propiedades alivian el estreñimiento, previenen hemorragias uterinas, mejoran los síntomas de la menopausia y disminuyen el colesterol y las enfermedades cardiovasculares.