En muchas ocasiones nos preocupamos de qué no debemos comer, y no de cuándo lo comemos y lo cierto es que es tan importante o más, especialmente si hablamos de la cena.

Pegarnos atracones durante la cena es un mal hábito que está íntimamente relacionado con el sobrepeso y la obesidad.

Comer mucho o según que alimentos a última hora del día es malo para mantener nuestra línea debido a que la energía que nos aporte dicha cena difícilmente vamos a ser capaces de quemarla y por consiguiente se acumulará en forma de grasa en nuestro organismo.

La cena nos debe aportar entre el 15 y 25% de las calorías diarias, algo que solemos sobre pasar habitualmente.

Os dejamos los alimentos que debéis evitar a la hora de la cena

Leer más

Antes de nada hay que decir que hay que evitar en la cena cualquier alimento frito, grasiento, pesado y las bebidas carbonatadas además de la cafeína.

Te puede interesar: Si quieres adelgazar… ¡No te saltes la cena!


  • Bocadillos:
    El pan nos aporta una gran cantidad de hidratos de carbono, es decir un gran aporte de energía que muy difícilmente gastaremos antes de dormir. Además es importante el contenido del bocadillo ya que en muchas ocasiones ya es de gran aporte calórico consumido sin el pan, por lo que unido al pan acabará acumulándose en las caderas y tripa que tanto cuesta luego quitar.

  • Ensaladas con lechuga:
    Probablemente no esperabais la lechuga en este listado, no es por el hecho de que vayamos a engordar por comerla antes de dormir, ya que las ensaladas son una muy buena opción como cena, lo que hace que este alimento no sea muy recomendable antes de dormir es que es bastante indigesto, ya que tiene un alto contenido en fibra insoluble haciendo que podamos tener hinchazón y gran cantidad de gases por la noche. En caso de optar por las ensaladas para cenar es preferible que lleven algo de carne (proteína) ya que ayudan a saciarnos y evitar las típicas excursiones en mitad de la noche a la nevera. Se debe cenar dos horas antes de ir a dormir, para evitar echarnos en plena digestión.

  • Pasta, arroz y pizzas:
    Por el mismo motivo que antes hemos hablado de los bocadillos, estos alimentos nos aportan principalmente hidratos de carbono que no gastaremos mientras dormimos.

No todos los hidratos de carbono son malos en las cenas, ya que los hidratos de carbono complejos sí que pueden ser consumidos, este tipo de hidratos los encontramos en las verduras y vegetales.


  • Setas:
    Las setas son un alimento indigesto para el estómago ya que contiene macromoléculas difíciles de procesar para nuestro estómago, por lo que su consumo debe ser moderado, especialmente si lo hacemos por la noche.

  • Cereales:
    Se suele creer que son buenos por la noche, pero no es el mejor momento para tomarlos. Su alto contenido en azúcar impide dormir profundamente, además de ser una fuente de hidratos. En caso de tomarlos por la noche elige los de fibra y sin azúcar acompañados de leche descremada

  • Ajo:
    Ocasiona acidez estomacal y reflujo, al igual que la comida picante o muy condimentada.

  • Chocolate:
    Contiene cafeína que mejora el estado de ánimo, pero junto con la teobromina, un estimulante, impide conciliar el sueño.

  • Helado:
    Su alto contenido en leche y azúcar nos proporciona una gran cantidad de energía que al no consumirla durante la noche se acabará convirtiendo en grasa.

Ocultar