El portal de salud del Reino Unido NHS Choices ha publicado recientemente un artículo en el que habla de algunos de los alimentos que no debe comer un bebé menor de 1 año.

Es importante conocer cuáles son estos alimentos para cuidar la salud de los más pequeños y evitar problemas futuros al bebé.

Alimentos que no debe comer un bebé:

Leer más

• Sal: numerosos estudios señalan que normalmente los bebés de entre 6 y 11 meses consumen unas dosis de sal que supera en un 33% a la dosis recomendada. Hay que evitar la sal en la medida de lo posible ya que es perjudicial para los riñones del bebé.

• Azúcar: los bebés no necesitan azúcar. Los alimentos azucarados, especialmente las bebidas, favorecen la aparición de caries. Para endulzar los alimentos podemos hacer uso de numerosas frutas o leche. Por ello tampoco es recomendable darles miel, ya que su contenido en azúcar es similar al del azúcar blanco.

bebé

Una alimentación adecuada del bebé es fundamental para su correcto desarrollo, es importante conocer cómo debe ser su alimentación ya que las necesidades del bebé son diferentes.

• Alimentos desnatados o bajos en grasa. El bebé está en pleno crecimiento, y las grasas son esenciales como fuente de calorías y como alimentos que suelen ir acompañados de algunas vitaminas liposolubles. Por lo tanto, se aconseja que los niños tomen alimentos enteros y que se evite administrarles aquellos alimentos que son bajos en grasas.

No quiere decir que les alimentemos a base de grasas, pero sí que si tenemos que escoger entre leche entera o desnatada, optemos por la primera.

• Ciertos pescados y mariscos. Debido a los niveles de mercurio presentes en algunos peces, NHs Choices desaconseja el consumo de ciertas especies. Con el fin de orientar a los grupos más vulnerables, la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, FDA por sus siglas en inglés (Food & Drug Agency), ha publicado unas directrices para niños, mujeres embarazadas y para las que intentan entrar en proceso de gestación.


En su lista la FDA ubica al mero, la aguja blanca, la lubina, el pez espada, la perca de alta mar, el tiburón y la caballa (real) como las especies que no deben ser consumidas, por ser las que tienen los más elevados niveles de mercurio en su organismo.

También, hay otro grupo de peces que se consideran con un elevado nivel de mercurio pero que pueden consumirse de modo restringido, hasta tres raciones de 170 gramos por mes. En este grupo se incluye a la lubina de mar (no la de piscifactoría), la corvina, el fletán, el atún (enlatado, el albacora blanco y el de aleta azul fresco), la anchoa y el bogavante (americano).

El mercurio está presente en las aguas debido a la elevada contaminación medioambiental y los peces lo van acumulando a lo largo de su vida, por lo que las especies de gran tamaño, de vida más larga que otras, presentan mayores niveles de este elemento.

Está también desaconsejado el consumo de crustáceos de manera habitual, ya que estos presentan importantes niveles de cadmio, que es otro metal pesado que se acumula en el organismo, especialmente en el hígado y los riñones, pudiendo ocasionar graves trastornos.

• Alimentos crudos de origen animal. Los alimentos crudos, como los huevos, el pescado y algunos productos cárnicos, pueden provocar infecciones por bacterias que liberan toxinas, por lo que su consumo está totalmente desaconsejado tanto para el bebé como para los adultos.

• Comida basura: evidentemente, su propio nombre lo dice todo…desde NHS Choices desaconseja dar a los pequeños alimentos carentes de valor nutricional y ricos en grasas saturadas y azúcares, como es el caso de pasteles, bollería, patatas fritas, etc. Desgraciadamente, en países como España, esta comida basura está cada vez más presente en las meriendas y cenas de los más pequeños.

Ocultar