El jamón ibérico es uno de los grandes tesoros de nuestra gastronomía, nuestra cultura y nuestra dieta mediterránea. Su consumo es más que recomendable para nuestra salud debido a las grasas cardiosaludables que nos ofrece. Además su sabor y su textura los convierten en uno de nuestros manjares patrios más deseados.

El jamón ibérico es para disfrutarlo, al igual que muchos otros manjares que por desgracia son poco saludables y tenemos que consumir muy de vez en cuando. En este caso estamos ante un tesoro gastronómico que representa cultura, tradición y que además su ingesta, controlada, nos ofrece grandes beneficios. Y decimos controlada porque hay que tener en cuenta que el jamón es un producto con un alto contenido de sal, así que tampoco hay que excederse. Disfrutarlo en su justa medida significa aprovecharnos de sus magníficas cualidades.

Leer más

jamónPero empecemos por el principio. ¿Qué es el jamón ibérico? El jamón que procede del cerdo de raza ibérica y al menos se requiere que el animal tenga un 50% de pureza de esta raza para que su jamón pueda denominarse así, sino hablaríamos de jamón serrano. Éste jamón, el ibérico, es más saludable y más sabroso gracias a la raza, a la alimentación de los animales, a la cría de los mismos que suele darse en amplias dehesas arboladas en las que los animales pueden moverse libremente y también a la curación del jamón, que puede variar entre los 8 y los 36 meses.

En función de la alimentación y de la cría de los animales tenemos distintos tipos de jamón: de bellota, de cebo, de recebo, siendo el primero el más conocido de todos y que implica el animal se cría en dehesa se alimenta a base de hierbas y piensos, y en el momento del engorde se alimenta a base de bellotas. De ahí que dos de las principales denominaciones de origen del país procedan de lugares repletos de encinas como Extremadura y Huelva.

A la hora de conservar el jamón, mejor colgado y en un lugar fresco para consumirlo a temperatura ambiente. Disfrutaremos mucho más de sus matices, de sus jugos, de su aroma…

Entre los beneficios del jamón para la salud podemos destacar los siguientes:

  • shutterstock_81093760
    Fortalecen nuestro corazón
    . El jamón contiene grasas insaturadas, sobre todo ácido oleico y aumenta la tasa de colesterol bueno reduciendo el malo.

  • Contiene una gran cantidad de proteínas
    , por lo que es un estupendo sustituto en nuestra dieta de la carne roja.

  • Vitaminas B y E.
    Las vitaminas B junto al ácido fólico que también contiene nos ayudarán en la prevención de enfermedades cardiacas, y además la vitamina E es un potente antioxidante natural. Éstas vitaminas también combaten el envejecimiento y previenen demencias y enfermedades como Alzheimer y Parkinson.

  • Ayuda a nuestros huesos:
    Es rico en calcio y en hierro, con lo que nos ayudará a evitar anemias y a fortalecer nuestros huesos.

  • Aliado en el cole.
    El jamón contiene altos niveles de zinc y se ha demostrado la importancia de este elemento en el desarrollo intelectual. También es positivo durante el embarzo por esta misma razón y por su contenido en hierro y ácido fólico.

Con todos estos beneficios sólo hay que pensar si lo queremos comer solo, con ajo, pan y tomate, incluyéndolo en otros platos, acompañando un poco de queso y una buena copa de vino…como queramos, pero la vida está para disfrutarla y una buena ración de jamón ¡nos ayudará a ello seguro!

Ocultar


Lorena Pérez

Lorena Pérez

Licenciada en Periodismo, lleva diez años escribiendo en distintos medios sobre salud, ocio y cine. Aficionada a la buena cocina y la buena comida (sólo si es sin gluten), deportista y cinéfila sin remedio, se acerca al mundo de la salud desde un punto de vista amable y riguroso, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los lectores de Knowi.