El paludismo está causado por un parásito, el Plasmodium, que se transmite a través de la picadura de mosquitos infectados. Entre los síntomas del paludismo destacan la fiebre, las cefaleas y los vómitos, que generalmente aparecen 10 a 15 días después de la picadura del mosquito. Si no se trata, el paludismo puede poner en peligro la vida del paciente ya que cada vez hay más casos de resistencia a los antimaláricos tracionales..

Los expertos calculan que, cada año, se producen alrededor de 300-500 millones de casos nuevos de paludismo, 400–900 millones de casos de fiebre, lo que da lugar a 2-3 millones de muertes anuales, de las que el 90% se producen en niños africanos. La morbimortalidad de la malaria está aumentando en los países en vías de desarrollo, debido en gran parte a la aparición de parásitos resistentes a los fármacos, que ha hecho que los antimaláricos tradicionales, sean revisados en sus indicaciones.

Esta enfermedad devastadora afecta desproporcionadamente a los niños pequeños y los adolescentes de África, donde se calcula que cada 30 segundos muere un niño a consecuencia de la malaria. La disponibilidad de tratamiento eficaz depende no sólo de los fármacos sino también de las posibilidades de acceso a las instalaciones sanitarias, farmacias y similares. En cuanto a la aceptación, la provisión de tratamiento depende en gran medida de la manera en que los grupos familiares perciban las enfermedades, los proveedores de asistencia sanitaria y los fármacos.

paludismo

África es el continente más afectado por el paludismo, especialmente cruel con los niños. Svetlana Arapova/ shutterstock.com

En el proceso de control de la enfermedad es fundamental en primer lugar, transmitir a la población la importancia de acudir al centro de salud más próximo ante los primeros síntomas de la enfermedad ; en segundo lugar, consolidar servicios de salud de calidad con un mínimo de material y personal formado para diagnosticar la enfermedad ; y en tercer lugar mejorar los servicios de farmacia y de otros centros de venta de medicamentos, asegurando la formación del personal para una correcta dispensación.

Muchas familias de las zonas afectadas se quedan más de una tercera parte del año en los campos que cultiva, alejados de cualquier núcleo urbano. El 29% de los hogares se encuentra a 2 km o más de la farmacia/centro de dispensación de medicamentos más próximos.

Según un estudio llevado a cabo por Manuel Hetzel – del Instituto Tropical Suizo – y publicado recientemente, de 80 niños estudiados menores de 5 años con fiebre en las últimas 2 semanas, le fue prescrito el antimalárico efectivo al 88%, pero el 53% de ellos a una dosis incorrecta. Sólo un 35% lo recibió a la dosis correcta, de los cuales tan sólo el 14% lo recibió a la dosis correcta y al inicio de los síntomas. Finalmente, sólo el 9% de los niños recibió el tratamiento acorde con los síntomas reportados, es decir 7 de los 80 niños estudiados.

  • Prevención

Las formas de prevención incluyen el control de la intensificación de la irrigación, las presas y otros proyectos relacionados con el agua que contribuyen de forma importante a la carga de morbilidad del paludismo, el mejoramiento de la gestión de los recursos hídricos que reduce la transmisión del paludismo y de otras enfermedades de transmisión vectorial, el uso de mosquiteros. Otra vía para detener la malaria en el mundo, que se ha utilizado extensamente en el pasado, es la utilización de insecticidas, como las piretrinas o el DDT, se prohibió el uso de este último por sus posibles efectos en la salud y en la fauna, pero un grupo de científicos cree que debería revisarse esta prohibición tan estricta. La técnica de los insectos estériles se está perfilando también como un posible método de control de mosquitos. La educación sanitaria es fundamental y en ese sentido informar sobre la necesidad de cubrir más áreas de aguas estancadas, por ejemplo, los tanques de agua que son caldo de cultivo ideal para el parásito y el mosquito. Por lo tanto, una forma de reducir el riesgo de la transmisión entre las personas es eliminar los recipientes o tanques con agua estancada.