Caminar dormido, conocido formalmente como sonambulismo, es un trastorno del sueño que se origina durante el sueño profundo y resulta en caminar u otros comportamientos complejos. Es más común en niños que en adultos y es más probable que ocurra si una persona no ha dormido lo suficiente. Debido a que un sonámbulo típicamente permanece en un sueño profundo durante todo el episodio, puede ser difícil despertarlo y probablemente no va a recordar el incidente sonambulístico.

 

El sonambulismo usualmente envuelve algo más que simplemente caminar durante el sueño; es una serie de comportamientos complejos que suceden mientras se está dormido, de los cuales el más obvio es caminar. Los síntomas del trastorno de sonambulismo varían desde simplemente sentarse en la cama y mirar alrededor hasta caminar por el cuarto o la casa, salir de la casa, incluso hay casos de gente que llega a conducir. Un concepto común equivocado es que no se debe despertar a un sonámbulo. De hecho, en ocasión es necesario despertar al sonámbulo para evitar comportamiento extremo.

shutterstock_132084953Se estima que la prevalencia del sonambulismo en la población en general es entre el 1% y el 15%. El comienzo o la persistencia del sonambulismo en adultos es común y usualmente no está asociado con ningún problema psiquiátrico o psicológico. La falta de sueño, el uso de agentes sedativos (incluyendo el alcohol), otros medicamentos, y enfermedades febriles, particularmente en niños, pueden provocar sonambulismo.

La prevalencia del sonambulismo es mucho más alta en niños, especialmente entre las edades de tres y siete años y ocurre con más frecuencia en niños que sufren de apnea obstructiva del sueño. También hay una incidencia más alta de sonambulismo entre niños que mojan la cama. El terror nocturno, también conocido como terror del sueño y el caminar dormido están relacionados y hay cierto componente genético, provocando que en una misma familia haya varios casos.

Además de caminar durante el sueño, otras posibles características del sonambulismo incluyen:

-Acordarse poco o nada del evento.

-Dificultad para despertar al sonámbulo durante el episodio.

-Comportamiento inapropiado, como orinarse en un armario (más común en niños).

Gritar (cuando el sonambulismo ocurre a la vez de terrores del sueño) violentos contra la persona que trata de despertar al sonámbulo.

El sonambulismo es común en niños y usualmente desaparece con el tiempo, especialmente cuando disminuye la cantidad de sueño profundo. Si los síntomas persisten en la adolescencia, consulte a su médico.

El crear un medio ambiente seguro para dormir es crítico para prevenir lesiones durante los episodios de sonambulismo. Por ejemplo, si un hij@ es sonámbul@, no l@ deje dormir en una litera. También, quite cualquier objeto puntiagudo o rompible de la habitación, coloque una puerta en las escaleras, cierre con llave y asegure las ventanas de su casa.