En España se detectan al año unos 22.000 nuevos casos de cáncer de próstata y en el 90% de los casos la enfermedad se diagnostica en fase precoz frente a sólo un 4% en estadio diseminado, según los datos presentados por la Asociación Española de Urología.

Las conclusiones de este informe se presentan, coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Cáncer de Próstata, en el marco del LXXIX Congreso Nacional de Urología. En la investigación, en la que han participado 24 hospitales de toda España se ha estudiado la progresión de la enfermedad y el abordaje terapéutico de cerca de 4.000 pacientes que fueron diagnosticados de cáncer de próstata en el año 2010.

“Hasta ahora”, explica el presidente de la AEU, el doctor José Manuel Cózar, “no existía información centralizada que nos facilitara datos sobre esta patología en toda España”.  Hace 15 años sólo se diagnosticaba un 30% de estos tumores en fase precoz, cifra que hoy alcanza hasta el 90%. “La aportación del PSA a partir de los años 90 ha sido clave para lograr esto y conseguir que la tasa de curación sea tan elevada hoy en día. Incluso, en los casos que no responden a la cirugía, contamos con la radioterapia como tratamiento de rescate”, comenta el presidente de la AEU.

Hace 15 años sólo se diagnosticaba un 30% de estos tumores en fase precoz, cifra que hoy alcanza hasta el 90%.

Leer más


Tratamientos empleados en la lucha contra el cáncer de próstata

Unos 3.400 pacientes presentaban la enfermedad localizada y de estos 1.300 fueron tratados con prostatectomía radical. En estos casos, la opción es recurrir a tratamientos con intención curativa. Según explica el doctor Miguel Unda Urzáiz, coordinador del Grupo de Trabajo de Urología Oncológica de la AEU, “la primera elección ha sido siempre la intervención quirúrgica que permite extraer la glándula prostática y analizarla para determinar con exactitud en qué etapa de crecimiento se encuentra el tumor. También están surgiendo otras nuevas formas de actuar cuando el tumor está localizado: lo que llamamos ‘vigilancia activa’, que consiste en estar alerta de cómo evoluciona la enfermedad en casos bien seleccionados, con bajo potencial de agresividad”.

Según los datos del Registro, la radioterapia (26,19%), después de la prostatectomía (36,89%), es la segunda opción terapéutica más utilizada en los pacientes que han sido diagnosticados de cáncer de próstata. Después estarían la hormonoterapia (19,55%), la braquiterapia (11,75%) y la vigilancia activa (4,63%).

cáncer de próstata

Estadios I, II, III y IV del cáncer de próstata.

El 5% de los pacientes analizados presentaba enfermedad metastásica o diseminada. “En estos casos”, afirma este experto, “la terapia hormonal es el tratamiento a seguir, ya que actúa bloqueando la producción de hormonas masculinas que son las que estimulan el crecimiento del tumor. Desde algunos años, se dispone de la quimioterapia, que permite un ligero incremento en la expectativa de vida de los pacientes con metástasis y que son resistentes al tratamiento hormonal”.

En cuanto a la aparición de nuevas moléculas para el tratamiento farmacológico de este tumor “suponen y van a suponer una revolución en el manejo de este tumor. Aunque poco a poco se va a ir introduciendo un nuevo arsenal terapéutico, hoy en día son pocos los pacientes que se benefician de estos nuevos tratamientos. Hay que tener en cuenta que algunos fármacos acaban de  ser aprobados por las autoridades sanitarias salir al mercado, por lo que aún no están disponibles para la mayoría de los pacientes”, matiza el coordinador del Grupo de Urología Oncológica. Actualmente, las dos pruebas que ponen al urólogo sobre la pista de un posible tumor prostático son la palpación de la próstata a través del tacto rectal y la determinación del antígeno prostático en sangre, prueba que consiste en un simple análisis de sangre y que es conocida como PSA.

Entre las principales novedades en la detección de este tumor, el doctor Miguel Unda Urzáiz, coordinador del Grupo de Trabajo de Urología Oncológica de la AEU destaca “la aparición de nuevos biomarcadores que se suman a lo poco que existe hasta ahora para su diagnóstico, que es el análisis de PSA, y que ayudará a mejorar un poco más en el diagnóstico y a afinar un poco más en el tratamiento.

El cáncer de próstata es un tumor que tiene una incidencia similar al de mama en la mujer.


La importancia de las revisiones

Aprovechando la celebración del Día Mundial de esta enfermedad, la AEU recuerda la importancia de que el varón sea consciente de que es clave hacerse revisiones y de acudir al urólogo. “Es importante que los hombres a partir de los 50 años visiten al urólogo, y es aconsejable hacerlo a los 45 años cuando existen antecedentes familiares directos de cáncer de próstata. Gracias a la detección precoz hemos logrado llegar a que menos del 5% de estos tumores se detecten en fase avanzada”, concluye el presidente de la AEU.

Las dietas hipercalóricas, la obesidad, el tabaquismo y el sedentarismo están directamente asociados con este tipo de tumor, el más frecuente en el varón, pero que no es el que más mortalidad produce precisamente por su diagnóstico precoz. Se estima que en España cada año mueren casi 6.000 personas por cáncer de próstata.

Ocultar


Diego Mugarza

Diego Mugarza

Licenciado en administración y dirección de empresas, master en marketing y direccion comercial. Amante de todo tipo de deportes, de la musica, la naturaleza y viajero empedernido. La felicidad es su objetivo de vida, entiende la salud como una herramienta más para poder llegar a ser feliz.