Salud de temporada

Si estás en tratamiento, cuidado con el sol

En estos días de verano y sol, además de las medidas de protección más adecuadas para cada tipo de piel, y de seguir las normas de cuidado y prevención de una exposición desmedida a los efectos de las radiaciones ionizantes del sol, con sus efectos en forma de eritemas, dermatitis y quemaduras solares de diferente índole, extensión y profundidad, hemos de ser especialmente prudentes, en el caso de que estemos consumiendo algunos tipos de fármacos, de medicamentos que pueden ser fotosensibilizantes y que nos pueden dar alguna sorpresa y jugar alguna mala pasada, en forma de efectos secundarios cutáneos.

El baño estival, una delicia no exenta de riesgo especialmente en niños

El fenómeno del ahogamiento es especialmente frecuente, pero lo es todavía más cuando llegan estas fechas estivales donde los baños en piscinas, mar, ríos, pozas o pantanos son tan frecuentes. El ahogamiento se produce por asfixia respiratoria al entrar líquido, en este caso agua, en nuestros pulmones, generándose un fenómeno de hipoxia que puede traer como consecuencia la afectación de diversos órganos e incluso la muerte.

Las altas temperaturas favorecen los síntomas de las alergias

La contaminación ambiental por liberación de sustancias químicas y partículas en la atmósfera (monóxido de carbono, dióxido de azufre, clorofluorocarbonos y óxidos de nitrógeno) producidos por la industria y por el tráfico, así como el aumento de las temperaturas producen un incremento en las concentraciones atmosféricas de pólenes, número de insectos y prevalencia de hongos, además de favorecer que los pólenes que antes no eran alergénicos, lo sean. Estos agentes están provocando que cada vez haya más personas alérgicas, de hecho, uno de cada cuatro españoles padece algún tipo de trastorno alérgico.