El ciclismo es un deporte apto para la gran mayoría de la población, pero desde el punto de vista de la salud, hay que tener en cuenta una serie de consideraciones a la hora de practicarlo. Tenemos que tener muy presente que lo primero es la salud, antes que el deporte.

Se trata de una actividad aeróbica muy recomendable ya que se puede realizar desde una intensidad baja, similar a la exigida, por ejemplo, para caminar, hasta altísimos niveles en función de los objetivos y de la capacidad de cada persona. Sólo se podría hablar de limitaciones para la práctica del ciclismo cuando existen trastornos del equilibrio o de falta de capacidad para conducir sin riesgo.

Tanto para niños como para adultos, las principales precauciones son las ligadas a la seguridad: el buen dominio de la bicicleta, el cumplimiento de las normas del Código de Circulación, la elección de carreteras con poco tráfico y arcenes adecuados. Para aquellos que están pensando en la bicicleta de BTT, es conveniente elegir rutas adecuadas al nivel físico y técnico. En cuanto a la práctica del ciclismo en su modalidad Freestyle, son fundamentales las protecciones y el aprendizaje con monitores bien formados. Por último, en todas las modalidades no hay que olvidarse del uso del casco con la talla adecuada y siempre correctamente ajustado.

El ciclismo es una actividad aeróbica muy recomendable

El ciclismo es una actividad aeróbica muy recomendable.

Precauciones en la competición

Además de estas precauciones generales, tanto en los adultos como en los niños que usan la bicicleta a nivel de competición es preciso descartar la presencia de patologías ocultas que pueden significar un riesgo en situaciones de elevada exigencia, tal y como indica el Dr. José Ramón Barral, especialista en Medicina Deportiva del Policlínico HM Matogrande, en A Coruña. Así, entre las lesiones más frecuentes derivadas de la práctica intensa del ciclismo, por supuesto, estarían las lesiones agudas debidas a caídas y accidentes que pueden afectar a cualquier parte la anatomía.

Por otra lado, están las lesiones microtraumáticas o por sobre-uso. Se considera como tal pedalear dos horas a 90 pedaladas por minuto, es decir, dando unas 10.800 pedaladas, lo que significa varios millones de pedaladas al año. El principal problema con esta frecuencia es que cualquier defecto en el pedaleo producirá lesiones. Las más frecuentes afectan a la rótula, tendón rotuliano, tendones de la pata de ganso, columna lumbar, patología del túnel carpiano y compresión del nervio pudendo. La mayoría de estas lesiones pueden estar provocadas por una mala adaptación a la bicicleta.

Es por ello que, si se está pensando en alcanzar un nivel de competición son necesarios controles médicos. Según el Doctor Barral, “más allá de las exigencias de cada federación para la emisión de una licencia federativa, es necesaria una buena historia clínica, una evaluación básica del aparato locomotor, una exploración por órganos y sistemas y, finalmente, una profunda exploración cardiorrespiratoria, tanto en reposo como en esfuerzo, a fin de certificar una correcta idoneidad para la práctica deportiva”.

En los últimos años, se han puesto muy de moda los retos deportivos extremos. El ciclismo no es una excepción y cada vez hay más carreras de gran fondo o ultrafondo. Para el Dr. Barral, “se ha perdido el respeto a las actividades deportivas de carácter agónico y muchas personas se plantean la participación en pruebas y retos deportivos de elevada exigencia en muchos casos con mucha voluntad pero con un escaso historial de entrenamiento deportivo”.

La práctica de deporte siempre tiene que ser responsable para no poner en riesgo nuestra salud y más aún cuando hablamos de un deporte tan exigente como el ciclismo.


Lorena Pérez

Lorena Pérez

Licenciada en Periodismo, lleva diez años escribiendo en distintos medios sobre salud, ocio y cine. Aficionada a la buena cocina y la buena comida (sólo si es sin gluten), deportista y cinéfila sin remedio, se acerca al mundo de la salud desde un punto de vista amable y riguroso, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los lectores de Knowi.