La banda gástrica es un tratamiento para la obesidad muy popular y ampliamente utilizado y reconocido en países como EEUU, Australia, Francia, etc… con cifras de pacientes tratados de obesidad muy superiores a las que se dan en España dónde, a pesar de ser una técnica con años de trayectoria, no ha alcanzado los niveles de reconocimiento que sí tiene en otros países.

Uno de los principales motivos de que esto sea así es porque las principales ventajas de la banda gástrica con respecto a otros tratamientos de la obesidad se pueden convertir en inconvenientes si no se hace un buen seguimiento del paciente .

La banda gástrica es uno de los métodos menos invasivos que existen para tratar la obesidad y ha demostrado ser una técnica efectiva en la consecución de la pérdida de peso. Al ser una técnica menos agresiva tiene menor índice de complicaciones y molestias asociadas que otro tipo de intervenciones.

Banda gástricaAdemás es un procedimiento reversible que no modifica la anatomía del paciente, que no supone cambios permanentes en el estómago y los intestinos y que, en caso necesario, puede retirarse. Asimismo es ajustable en el sentido de que la banda puede ir ajustándose aumentando o disminuyendo la capacidad del estómago según la evolución del paciente.

Con la banda gástrica el adelgazamiento es gradual y normalmente los pacientes pierden una media de entre 0,5 y 1 kg por semana durante el primer año.

Para el Dr. Jesús Lago, especialista en Cirugía de la Obesidad , autor del estudio “La banda gástrica ajustable como tratamiento de la obesidad mórbida: ¿son reproducibles los resultados mundiales en España? Análisis de 132 pacientes intervenidos en los últimos 10 años ” y uno de los médicos que acumula más experiencia a nivel nacional en el tratamiento con banda gástrica las clave para que el tratamiento con banda gástrica sea efectivo son sobre todo tres:

. Una correcta selección del paciente (que sea apto o no para este tratamiento)

. La colaboración del paciente, que debe entender que es una parte activa del tratamiento y que por tanto debe cumplir las pautas que se establezcan en todo momento.

. Un correcto programa de seguimiento y educación del paciente hacia nuevos hábitos alimenticios y de estilo de vida con un enfoque multidisciplinar.