La compañía farmacéutica Novartis ha comenzado ya el curso online ‘Somos Cuidadores’ dirigido a cuidadores de pacientes con esclerosis múltiple. Se trata de una adaptación de un programa especializado puesto en marcha por el Centro de Investigación y Educación del Pacientes de Standford (California) donde ya hace años que funciona.

La formación, que se inicia con 12 participantes, tiene una duración de seis semanas y requiere una implicación de entre dos a dos horas y media semanales para aquellos alumnos inscritos. La Fundación Esclerosis Múltiple, junto con Novartis que ha colaborado en la implantación de la plataforma ‘Somos Cuidadores’ en la que se incluye el curso (http://cuidadors.fem.es/page-somos-expertos.aspx) entre otros servicios, quiere que la formación ayude a los cuidadores y les ofrezca las herramientas y los conocimientos necesarios para gestionar mejor su situación familiar. De este modo, el objetivo es que los cuidadores mejoren su calidad de vida y mitiguen el impacto que la enfermedad tiene sobre ellos.

La esclerosis múltiple es una patología crónica, degenerativa, sin cura y con muchos síntomas. La enfermedad tiene consecuencias en el paciente e indirectamente en los cuidadores que habitualmente manifiestan impotencia y el estrés  al que están sometidos.

“El objetivo del curso, es que los cuidadores mejoren su calidad de vida y mitiguen el impacto que la enfermedad tiene sobre ellos”.

En este sentido, el curso tiene como finalidad reducir ambos aspectos mediante un temario que incluye aspectos relacionados con el ocio, el tiempo libre, el apoyo familiar, el autocuidado, el soporte técnico, los niveles de estrés, la alimentación saludable, los beneficios del ejercicio, la adaptación al domicilio, la educación sanitaria e información sobre los recursos existentes, entre otros.

Una de las características de este curso es la flexibilidad y la confidencialidad, asuntos vitales para que los alumnos puedan compartir experiencias, así como la figura del facilitador, que dinamiza el proceso de participación y se convierte en soporte para los participantes. Asimismo, los alumnos tienen un correo electrónico y un foro interno donde también podrán enviar cualquier duda que les surja. Teniendo en cuenta que los cuidadores participantes no tienen horarios fijos, el correo electrónico y el foro son dos herramientas fundamentales para garantizar una comunicación fluida entre los alumnos, la figura del facilitador y el profesorado.