Septiembre es un mes complicado. Se acabaron las vacaciones, los días son más cortos, hay que volver al trabajo, comienzan los atascos y, como colofón, tenemos que hacer encaje de bolillos para costear la vuelta al cole de nuestros hijos. Vamos a intentar que tu carrito de la compra esté lleno de cosas útiles y al mejor precio.

  • Libros de texto. Las Comunidades Autónomas ofrecen distintos tipos de ayudas para la adquisición de libros de texto. En algunos casos, se establece un sistema de becas; en otros, un sistema de préstamos o cheques-libro. Consulta la web de tu Comunidad Autónoma y solicita tu beca cuanto antes. La opción de comprar libros de segunda mano puede suponer también un  fuerte ahorro en el caso de que no tenga herman@s de edades similares. Compara precios antes de tomar una decisión ya que en muchas ocasiones las librerías pequeñas del barrio ofrecen precios más competitivos que las grandes superficies.
  • Material escolar. Antes de comprar el material nuevo, haz inventario de lo que hay en casa.  Escribe una lista de lo que es realmente necesario y escalona el gasto en función de las necesidades del curso. Si sois muchos de familia, aprovecha los packs de las grandes superficies. Si no, compra sólo lo necesario para este trimestre: los packs no siempre suponen un ahorro, pueden arrastrar a un consumo excesivo. Las marcas blancas (que también existen para este tipo de cosas) son tus aliadas en estos casos.
  • Ropa y calzado. Si tu hijo utiliza uniforme, aprovecha los packs de las grandes superficies para las camisetas, calcetines, chaquetas o jerséis. Si el colegio lo permite, no compres el uniforme en el sitio oficial: suele ser más caro. Si tu hijo no utiliza uniforme, planifica la ropa necesaria hasta las rebajas de enero: en ese momento, podrás adquirir lo demás a un precio más económico. Compra las prendas que así lo permitan un poco más holgadas: le durarán hasta final de curso. Pero cuidado con los zapatos: tienen que tener el tamaño adecuado. No dudes en meter dobladillos o usar rodilleras: es la mejor forma de prolongar la duración de las prendas. Marca las prendas de tu hijo con su nombre: evitarás posibles pérdidas y tener que comprar a medio curso nuevas prendas. Utiliza marcas blancas siempre que sea posible. • Busca el equilibrio entre calidad y precio. No siempre lo más caro es lo mejor. Y lo más barato, a veces, da mal resultado.
  • Extras. Infórmate de las becas de comedor y transporte que facilita tu Comunidad Autónoma. Selecciona las actividades extraescolares que mejor se adapten a las necesidades de tu hijo: no le sobrecargues. La matrícula la pagas para todo el curso y, en muchas ocasiones, se desapuntan en el primer trimestre. Los ayuntamientos y las juntas de distrito suelen ofrecer multitud de actividades extraescolares a precios mucho más económicos.