La rinorrea (destilación nasal, vulgarmente conocida como “moqueo”) y el picor de garganta (faringitis) son normalmente los primeros síntomas de un resfriado, dando lugar a la tos, estornudos, dolor de cabeza, ojos llorosos e incluso afonía.

Cada temporada otoñal es casi inevitable caer en sus redes, pero ¿podemos hacer algo para prevenir el resfriado?

 
La causa real de un resfriado no es simplemente el frío como la mayoría de la gente cree; se trata de un virus, el más frecuente es el Rinovirus.

Suele desarrollarse en mayor medida en épocas de cambio de temperaturas ya que al enfrentarse a uno de estos cambios, el cuerpo necesita hacer un trabajo extra para poder mantener la temperatura corporal. En ese momento, pueden bajar las defensas del organismo, y somos más vulnerables al contagio.

El resfriado es una de las enfermedades más comunes, por lo general, dura entre 3 y 10 días. Sin embargo, las personas con asma, sistemas inmunitarios debilitados, o afecciones respiratorias pueden presentar enfermedades graves como neumonía.

Aunque no tiene cura, podemos prevenir el resfriado tratando de evitar el contacto con el virus. Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo, ya que cada día estamos en contacto constante con toda clase de bacterias y virus.
 

shutterstock_183131108

La miel y el limón nos ayudarán tanto a prevenir el resfriado como a superarlo.

Aquí os dejamos algunos consejos para tratar de prevenir el resfriado:


  • Lávate las manos y ayude a los más pequeños a que hagan lo mismo.

    El resfriado y la gripe se contagian por contacto directo. Los virus viven en las manos, no vale con mojarse un poco y secárselas rápidamente, sino que hay que frotarlas bien, con jabón, y al menos durante 20 segundos. Si no dispone de agua y jabón, use desinfectantes para manos a base de alcohol.


  • Evita tocarte la cara con las manos sin lavar.

    Los ojos, la nariz y la boca son las zonas del cuerpo más sensibles para la entrada de bacterias. Los virus pueden entrar a su organismo de esta manera y hacer que se enferme. La tendencia de los niños a tocarse el rostro hace que sean blancos fáciles para este tipo de bacterias.


  • Extrema las precauciones cuando estés con personas afectadas, “acatarradas”.

    Las personas infectadas pueden contagiar el virus que causa el resfriado común mediante el contacto cercano con otros. Podemos ver cómo otras culturas para evitar el contagio usan mascarillas desechables.


  • No fumes ni bebas.

    Los fumadores tienen más posibilidades de caer en los brazos del resfriado y de la gripe, así como de agravar sus síntomas a través de la inflamación de la garganta. A su vez el consumo de alcohol deshidrata nuestro cuerpo y favorece la aparición de infecciones.


  • Fortalece las defensas del cuerpo, de forma natural.

    Realizando una dieta saludable acompañada de ejercicio, evitando el senderismo. También es recomendable evitar el estrés ya que este debilita las defensas inmunitarias, así como tener un buen descanso de entre 7 y 9 horas diarias.