Desde luego que una de las actividades más estresantes en nuestras vidas puede ser cuando llega el momento de la mudanza, mover todo, seleccionar, empaquetar, volver a colocar, no encontrar algo cuando más lo necesitas, esto que se rompe o eso otro que se cae, en fin, que además de ser todo un reto, supone un consumo de salud importante ya que no sólo se pone a prueba nuestra paciencia y capacidad de aguante, sino que además afloran muchas veces todos los signos y síntomas del estrés y la ansiedad.

Nerviosismo, irritabilidad, ansiedad y todo su cortejo sintomático, angustia en algún momento determinado y por qué no en algunos casos extremos sensación de pánico pueden aparecer por el umbral de la puerta de nuestra ya de por sí ajetreada vida.

shutterstock_96760870En algún artículo anterior de Knowi ya explicábamos lo que significan estos términos, pero lo que quizás no hayamos expresado es cómo se viven cuando se produce una situación estresante como esta. Me estoy refiriendo a la sensación de bloqueo y de desesperación en algunos momentos, consecuencia de un momento de ansiedad extrema reforzada además por el cansancio físico y psicológico que generan este tipo de situaciones.

“Meter toda tu vida en cajas, organizar con qué vale la pena quedarte y qué debes echar a la basura”, sabemos que no es sencillo por eso desde CityMax nos aportan algunos consejos a seguir a la hora de hacer la mudanza:

Busca la ayuda y la complicidad de los que conviven contigo, esta tarea no es solo tuya, es de todos y así hay que hacérselo ver y entender.

Localiza la agencia o empresa de mudanzas que más se adapte a tus necesidades, recuerda que a veces lo barato termina siendo lo más caro, sobretodo si lo pagamos con la factura de nuestra salud.

• Deja las cosas claras desde el principio con aquel que establezcas el contrato y lee bien el acuerdo antes de firmarlo. Que quede muy claro quién hace qué, en qué tiempo y de qué forma y manera. Presta especial atención a las responsabilidades.

Genera una estrategia adecuada de cara a preparar y embalar todo, para ello es bueno seguir los consejos que vienen a continuación.

• Utiliza el tamaño correcto de las cajas dependiendo de lo que vayas a guardar, por ejemplo las cosas pesas como los libros van en cajas pequeñas (de esta forma evitaremos lesiones por sobrecarga). Los artículos ligeros como la ropa de cama o las almohadas deben ir en las más grandes.

• Colocar cosas pesadas en cajas grandes, hará que sean difíciles de cargar, lo que podría ser objeto de quejas por parte de la compañía de mudanzas (si la usas), o incluso podrían romperse y lo que es peor generar lesiones en forma de lumbalgias, contracturas musculares e incluso traumatismos por caídas imprevistas.

• Si mezclas objetos pesados con ligeros, los primeros deben ir en el fondo y los más livianos arriba. Si utilizas un camión de mudanzas también se debe usar este principio, colocar primero lo más pesado y luego lo más ligero.

No debes dejar espacios vacíos en las cajas, puedes rellenarlos con ropa, toallas, o papel para empacar, de esta manera asegurarás que no se mueva lo que está dentro de estas.

Evita mezclar elementos de distintas habitaciones en las mismas cajas, esto te podría facilitar mucho las cosas en el momento de desembalar.

shutterstock_133004567Etiquetar cada caja dependiendo de la habitación o de los objetos que tenga dentro, puedes llevar un pequeño inventario en una agenda o libreta por si olvidas qué está dentro de cada caja.

• Recuerda cerrar las cajas bien, utiliza cinta adhesiva para cerrar el fondo y la parte de arriba de las cajas, luego con la misma cinta dale una vuelta a toda la caja para así asegurarte que está bien sellada.

• Colócale en letras grandes y si es posible rojas la palabra “FRÁGIL”, a las cajas que tengan objetos que lo son, como obras de arte, la vajilla, entre otros.

• Las cosas esenciales, básicas que debes guardar en las últimas cajas que te lleves a tu nuevo apartamento en Guatemala, en estas puedes incluir la cafetera, computadora, algunas sábanas y almohadas.

• Esta caja de “supervivencia” debe contener todos los elementos que vamos a necesitar por lo menos la primera noche y el primer día en el nuevo hogar.

Estos simples y sencillos consejos sin duda que pueden ayudarnos a paliar el estrés que genera una mudanza, ser metódico, prudente, realista en cuanto a los tiempos y paciente, todo ello asociado a una buena estrategia como la recomendada puede ayudarnos sin duda a evitar problemas físicos y psíquicos asociados.

Por último, ante una previsión de que la situación nos desborde, nada mejor que recordaros que tanto las técnicas de relajación y meditación como el ejercicio habitual que practiquemos pueden ayudarnos a superar estas situaciones de la mejor forma posible.


Diego Mugarza

Diego Mugarza

Licenciado en administración y dirección de empresas, master en marketing y direccion comercial. Amante de todo tipo de deportes, de la musica, la naturaleza y viajero empedernido. La felicidad es su objetivo de vida, entiende la salud como una herramienta más para poder llegar a ser feliz.