Acabo de venir de correr 35 minutos, y como siempre que me cruzo con algún amigo y le digo que se anime a correr un rato juntos, me responde: “Yo no corro, correr es de cobardes…”

Algo de razón tiene, porque cuando llevo tiempo sin correr me empieza a doler la espalda, las piernas están pesadas, se me contracturan las cervicales…y empiezo a temer por mi salud y sí, soy cobarde, no quiero sentirme mal, así que empiezo a correr y todo eso desaparece.

Soy cobarde porque aunque tengo los triglicéridos altos, cuando llevo una buena temporada saliendo a correr regularmente (2 ó 3 días por semana, 40 minutos por sesión) mis analíticas mejoran, así que corro por temor a que me suban y tener que medicarme para controlarlos. Suelo correr antes de comer y llego con menos ansiedad a la mesa, como lo justo, me hidrato mejor y así también regulo mi peso.

Escribo este artículo para el portal Knowi sin ninguna pretensión científica, pero es que me gusta la idea de un portal de salud diferente, y para mi correr es pasárselo bien, disfrutar. Cuando tenía 20 años empecé a correr para poder ir a escalar montañas. Hacia los 30 corrí para mejorar mis marcas en carreras populares de 10 Kms., hacer alguna media maratón e incluso correr la Maratón de Madrid. Ahora en los cuarenta corro porque me gusta, principalmente por el monte, es más divertido. Además el asfalto es mucho más lesivo a nivel articular y muy monótono, si tenéis posibilidad de probar alguna carrera por montaña popular veréis la gran diferencia que existe, aunque a priori son más exigentes, se disfruta mucho más del entorno. Este año se ha puesto en macha un nuevo circuito de 5 carreras por la zona norte de Madrid y todas tienen un recorrido popular de entre 8-10 kms: www.tactikatrail.com

Cuando consigues una buena forma física, tu cuerpo genera endorfinas que mejoran tu estado físico y mental a nivel general, correr es vida. Cierto es que si te pasas con las sesiones habrá sobrecargas, las rodillas se quejarán y tu cuerpo se resentirá. Yo no recomiendo correr más de 3 ó 4 dias por semana, el descanso es igual de importante que el entrenamiento, hay que “escuchar” a tu cuerpo y no forzar la máquina. Para mi son mucho más importantes los entrenamientos de calidad que la cantidad, a ser posible lo mejor es llevar un plan de entrenos personalizado, dentro de los clubes de atletismo, triatlón, etc. hay muy buenos técnicos que os podrán ayudar a diseñar el vuestro. Pero sobre todas las cosas corre para ser feliz.