Científicos de la Universidad de Oviedo, han conseguido desarrollar una nueva técnica para detectar gluten en los alimentos de una manera más sencilla y barata, y contribuir así a una mayor seguridad en los alimentos para celiacos.

La gran ventaja del nuevo método es que permite detectar gluten en menores cantidades que anteriores técnicas. Y es que aunque la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que los productos “sin gluten” pueden llevar hasta un máximo de 20 partículas de gluten por millón para poder acceder a ese etiquetado “sin gluten”muchos celiacos no toleran tal cantidad, razón por la cual FACE (Federación de Asociaciones de Celiacos de España), certifica sus productos con un máximo de 10 ppm, productos por tanto con menor cantidad de gluten.

Con la nueva técnica desarrollada desde Asturias se podrán por tanto detectar gluten en muy pequeñas cantidades.“Una de las claves de nuestro éxito radica en la decisión de utilizar como diana, durante todas las etapas de la selección, una fracción de proteína, un péptido de solo 33 aminoácidos que resiste la digestión de nuestro organismo y que se ha identificado como uno de los principales desencadenantes de la respuesta inmune tras la ingestión de gluten por los celiacos”, señala una de las responnsables del estudio, la profesora María Jesús Lobo Castañón.

El nuevo método para detectar gluten en alimentos y bebidas ofrece además ventajas significativas. Es relativamente barato, capaz de afinar la detección hasta los 0,5 miligramos por kilo y permite detectar gluten en cereales como en la avena, apta cuando cuenta con certificación sin gluten, y otros cereales exentos de gluten como maíz o arroz, que han podido ser contaminados durante el envasado, por ejemplo.

De esta manera, el grupo de la Universidad de Oviedo, suma un granito de arena más en la lucha para garantizar la máxima seguridad alimentaria en el sector sin gluten.

 


Lorena Pérez

Lorena Pérez

Licenciada en Periodismo, lleva diez años escribiendo en distintos medios sobre salud, ocio y cine. Aficionada a la buena cocina y la buena comida (sólo si es sin gluten), deportista y cinéfila sin remedio, se acerca al mundo de la salud desde un punto de vista amable y riguroso, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los lectores de Knowi.