Siempre es triste enterarte de la muerte de una persona después de que esta haya pasado un largo tiempo atravesando el infierno de las drogas. En el caso de los artistas de Hollywood, con los que disfrutamos e incluso nos identificamos viéndolos en pantalla cada día, todo se magnifica y se extiende mucho más. Por ello, cada vez que leemos una noticia sobre el fallecimiento de un actor o director, las sensaciones son de desolación, profunda tristeza y, por qué no decirlo, cierta decepción.

Todo el mundo sabe que el prestigio de triunfar en Hollywood puede convertirte en un ídolo de masas y, en muchos casos, en toda una leyenda para la posteridad. Por eso, repasamos a continuación algunos nombres que dejaron al mundo del cine huérfanos de su talento y su carisma.

Heath Ledger

El ganador del Oscar póstumo tras su imponente interpretación del Joker en El Caballero Oscuro (The Dark Knight, 2008), abandonó este mundo, al parecer, dejando vacío un bote de pastillas para dormir. El actor, de 28 años de edad, sufría insomnio crónico y depresiones derivadas del trabajo y algunas de sus relaciones sentimentales.

 

Marilyn Monroe

Una sobredosis de barbitúricos se llevó a una de las actrices más bellas e icónicas de la historia del Cine. Monroe falleció con tan solo 36 años, y las circunstancias de su muerte nunca se esclarecieron aunque algunas hipótesis apuntaron presuntamente al suicidio. Ganó un Globo de Oro por su papel en Con faldas y a lo loco (Some like it hot, 1959).

John Bellushi

Bellushi fue un actor, comediante y músico estadounidense, conocido por sus actuaciones en el dúo musical The Blues Brothers, junto al también actor Dan Aykroid (Los Cazafantasmas). El intérprete falleció a los 33 años debido, al parecer, a una mezcla letal de cocaína y heroína.

River Phoenix

Este vegano y animalista convencido, prometedor talento del mundo del cine y hermano del fenomenal actor Joaquin Phoenix (The Master), murió a los 23 años tras una sobredosis de drogas diferentes, según señalan varias fuentes. Su brillante futuro, labrado a base de interpretaciones como las realizadas en Mi Idaho privado (Gus Van Sant, 1991), Cuenta conmigo (Rob Reiner, ) o Un lugar en ninguna parte (Sidney Lumet, 1988), se vio truncado por su adicción.

Phillip Seymour Hoffman

shutterstock_189135677

Phillip Seymour Hoffman. Andrea Raffin / Shutterstock.com

Posiblemente una de esas muertes que más ha afectado a los cinéfilos, por el talento inagotable de este grandísimo actor y por lo imprevisible del suceso. Hoffman falleció el 2 de febrero de 2014. Fue encontrado muerto en su apartamento de Manhattan al parecer  por una sobredosis de cocaína con heroína. La también actriz Mia Farrow dijo de él que era “un hombre verdaderamente amable, maravilloso, y uno de nuestros mejores actores, siempre”.

Chris Penn

El hermano del famoso Sean Penn también hizo sus pinitos en el cine. Perros de la Calle, El funeral o Amor a quemarropa fueron algunas de las películas en las que pudimos verlo. No era un actor superdotado, pero desempeñaba los roles que interpretaba con gran profesionalidad. Presuntamente murió debido a una cardiomiopatía provocada por el consumo de múltiples medicamentos.