En los países occidentales, al menos una de cada diez personas sufre una depresión a lo largo de su vida. Las depresiones son la enfermedad mental diagnosticada con más frecuencia e influye en la salud física del paciente en mayor medida que la diabetes o la artritis.

El tratamiento tradicional contra la depresión incluye medicamentos (antidepresivos) y psicoterapia. Pero un estudio realizado por la Universidad de Berna muestra que el deporte y la actividad física consiguen cambios neurofisiológicos similares que los producidos por los antidepresivos. En el estudio, una gran cantidad de meta-análisis mostraron un efecto positivo del deporte y la actividad física sobre los estados depresivos.

“Hemos comprobado que la eficacia del deporte es mayor en el caso de trastornos depresivos que en las patologías que tienen como base el sustrato de la ansiedad”.

El deporte y el ejercicio físico provocan distintos cambios en el cerebro que pueden conseguirse de otro modo sólo a través de determinados fármacos. Al igual que en el deporte, los medicamentos para el tratamiento de la depresión actúan sobre la capacidad del cerebro de captar la serotonina, un neurotransmisor involucrado al parecer en los estados depresivos.

A su vez el deporte fortalece la actividad de la adrenalina y asegura la liberación de diversos factores de crecimiento neuronal. Estos factores promueven el crecimiento celular en el cerebro y previenen la muerte celular en el hipocampo asociada a los estados depresivos. Junto con estos cambios, el deporte y la actividad física también nos ayudan a reducir la actividad de la hormona del estrés, el cortisol y por lo tanto pueden tener un efecto similar a sustancias medicamentosas con efectos psicotrópicos.

shutterstock_119211757

“Desafortunadamente, el meta-análisis no nos permite llegar a ninguna conclusión en cuanto a la frecuencia semanal con la que se debe realizar deporte”, dice Mirko Wegner uno de los autores principales del estudio. “Pero se puede ver que la actividad deportiva y física ayuda a aliviar la depresión. Por ejemplo, también hemos sido capaces de determinar que la eficacia del deporte es mayor en el caso de trastornos depresivos que en las patologías que tienen como base el sustrato de la ansiedad”.

De acuerdo con el estado de la investigación desarrollada hasta el momento, la participación regular en actividades deportivas parece ser un remedio eficaz para reducir los síntomas asociados a la depresión. Además de ser eficiente, posee grandes beneficios potenciales y tiene muy pocos efectos secundarios. Sin embargo, todavía se tiene que examinar si y, sobre todo, en qué medida el deporte y la actividad física pueden ser un complemento o incluso una alternativa a la medicación para depresiones leves.


Diego Mugarza

Diego Mugarza

Licenciado en administración y dirección de empresas, master en marketing y direccion comercial. Amante de todo tipo de deportes, de la musica, la naturaleza y viajero empedernido. La felicidad es su objetivo de vida, entiende la salud como una herramienta más para poder llegar a ser feliz.