2300 millones de personas en todo el mundo están afectadas por al menos una medida de limitación en el consumo de tabaco, cifra que se ha más que duplicado en los últimos cinco años, según el Informe OMS sobre la epidemia mundial de tabaquismo, 2013.

El número de personas afectadas por prohibiciones en la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco, aumentó en casi 400 millones de personas, que residen principalmente en países de ingresos bajos y medianos. Por otra parte, el informe muestra que hay unos 3000 millones de personas cubiertas por campañas nacionales contra el tabaco; gracias a ello, cientos de millones de no fumadores tienen una menor probabilidad de adquirir este hábito.

Así y todo, según el informe, para alcanzar la meta acordada a nivel mundial de reducir en un 30% el consumo de tabaco para 2025, es necesario que aumente el número de países que apliquen programas integrales para combatirlo.

La prohibición de la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco es una de las medidas más eficaces para combatir su consumo. Actualmente hay 24 países con 694 millones de personas, que han implantado prohibiciones completas, y otros cien países están a punto de prohibirlo totalmente. Sin embargo, quedan hoy 67 países que no prohíben ninguna forma de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco, ni han implantado tampoco medidas para prohibir la publicidad en los medios de difusión y la prensa nacionales.

smoke fumar humo mata tabacoEl tabaco es la principal causa de muerte evitable a nivel mundial y mata a 6 millones de personas cada año. Puede causar cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes y enfermedades respiratorias crónicas. Si se mantienen las tendencias actuales, el número de muertes atribuibles al consumo de tabaco aumentará a 8 millones al año en 2030.

Otras conclusiones importantes del informe es que sigue aumentado el número de países que obligan a incluir advertencias sanitarias en los paquetes de tabaco. En los últimos cinco años, 20 países que albergan a 657 millones de personas han implantado requisitos estrictos en ese sentido. Desde 2010 son 11 los países (con 265 millones de personas) que han implantado dicha medida.

Más de quinientos millones de personas de nueve países han pasado a tener acceso a servicios adecuados para dejar de fumar en los últimos cinco años. Sin embargo, desde 2010 se ha avanzado poco, pues solo cuatro países más, con una población total de 85 millones de personas, han pasado a ofrecer acceso a servicios con gastos cubiertos, incluida una línea telefónica nacional gratuita de ayuda para la deshabituación.

La creación de espacios públicos y lugares de trabajo sin humo sigue siendo la medida que más y en mayor grado se ha implantado. Hay 32 países que aprobaron prohibiciones completas del tabaco en todos los lugares de trabajo, espacios públicos y medios de transporte público entre 2007 y 2012, lo que extendió así la protección a casi 900 millones de personas más. Desde 2010, 12 países y un territorio, que abarcan 350 millones de personas, aprobaron leyes rigurosas de creación de espacios sin humo a nivel nacional.

En 2008 la OMS señaló seis medidas de control del tabaco basadas en la evidencia que permiten combatir su consumo con la máxima eficacia. Conocidas globalmente como “MPOWER”, estas medidas se corresponden con una o más de las disposiciones de reducción de la demanda que figuran en el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS): vigilar el consumo de tabaco y las políticas de prevención, proteger a la población del humo de tabaco, prestar ayuda a quienes quieran dejar de consumir tabaco, advertir a la población de los peligros de éste, hacer cumplir las prohibiciones sobre publicidad, promoción y patrocinio, y aumentar los impuestos sobre el tabaco.


Diego Mugarza

Diego Mugarza

Licenciado en administración y dirección de empresas, master en marketing y direccion comercial. Amante de todo tipo de deportes, de la musica, la naturaleza y viajero empedernido. La felicidad es su objetivo de vida, entiende la salud como una herramienta más para poder llegar a ser feliz.