Comer pipas, fumar, morderse las uñas…hay un sin fin de vicios para paliar los nervios que provoca un encuentro deportivo como el de esta noche.

Esa adrenalina generada cuando nuestra selección marca genera adicción. No es la primera vez que hablamos de la adicción a la adrenalina en Knowi, la práctica de deporte, sobre todo deportes de riesgo, genera altos niveles de esta hormona en nuestros organismos que provoca que entremos en un estado de furor que engancha. Y este enganche lleva a muchas personas a obsesionarse por esta práctica deportiva, perder el sentido de la realidad y convertirse en un adicto que le lleva a relacionar todo en su vida con este deporte, enfadarse si el resultado de su equipo no es el esperado hasta llegar al límite de aislarse de la sociedad, dejar de acudir a eventos por “tener” que ver un partido, y en el peor de los casos, llegar a la violencia cuando su equipo pierde. Cuando se llegan a estos extremos es recomendable acudir a un profesional que ayude a tratar esa adicción que puede acabar por perjudicar a todo el entorno más cercano de esa persona.

shutterstock_203742496En otros casos, sin llegar a ser una obsesión, los sobresaltos que se producen a lo largo de un partido pueden dar un disgusto. Durante el Mundial del 2006, médicos alemanes realizaron un estudio y observaron que las incidencias de emergencias cardiacas se triplicaban en hombres y se multiplicaban por 1.8 en mujeres cuando jugaba la selección local. La investigación, publicada en el British Medical Journal, concluía que “a la vista de este excesivo riesgo, particularmente en hombres con enfermedad cardiovascular, se necesitan urgentemente medidas de prevención”. En el Mundial del 1998, los infartos de miocardio aumentaron un 25% entre los seguidores ingleses cuando Inglaterra perdió contra Argentina en penaltis, según investigadores de las universidades de Birmingham y Bristol.

Quizá sin llegar a estos extremos, a quien le apasiona un deporte, el corazón suele ganar a la cabeza y mantener el control es complicado, por ello si estás leyendo esto y te sientes identificado, puedes empezar a prepararte para el partidazo de esta noche. Algunos consejos son:

  • Realizar una comida lo más ligera posible, y evitar el tabaco y el alcohol.
  • Durante el partido, se deben aprovechar las celebraciones de los goles para descargar adrenalina. Igualmente, si hay algo que no nos gusta, debemos comentarlo, sin perder los papales por favor… Durante el resto del partido, es importante controlar la respiración.
  • Debido al estrés emocional generado, es más complicado conciliar el sueño por la noche, independientemente del resultado. Por eso, es recomendable no tomar bebidas con cafeína ni estimulantes.

Diego Mugarza

Diego Mugarza

Licenciado en administración y dirección de empresas, master en marketing y direccion comercial. Amante de todo tipo de deportes, de la musica, la naturaleza y viajero empedernido. La felicidad es su objetivo de vida, entiende la salud como una herramienta más para poder llegar a ser feliz.