La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) defiende que en nuestro país se introduzca el envasado genérico del tabaco como medida para disminuir su consumo entre los más jóvenes. Una disposición que ya se contempla en el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Control del Tabaco, que ha sido firmado por 170 países, entre los que se encuentra España.

 

Tal y como señala la doctora Ana Mª Furió, coordinadora del Grupo de Abordaje al Tabaquismo (GAT) de semFYC, es importante promocionar y apoyar medidas como ésta que suponen un paso más en la lucha para disminuir el consumo de tabaco.  “La industria tabacalera”, explica, “una vez restringida la publicidad en la mayoría de países, ha intentado estimular el consumo, sobre todo entre los más jóvenes y las mujeres, a través del diseño de envases más atractivos y llamativos que animan tanto a incorporar a nuevos fumadores como a mantener a los que ya fuman”.

El objetivo es homogeneizar las cajetillas, de forma que se conviertan en paquetes poco atractivos, eliminando su estímulo visual. El envasado genérico o “plain packaging” (cajetillas de tabaco en los que no aparecen imágenes, publicidad, colores o logotipos que lo identifiquen a una marca) pretende que los paquetes dejen de ser un acicate para el fumador continúe con el consumo.

Las cifras en España son preocupantes, con más de 50.000 muertes al año

Existen evidencias científicas que demuestran que un envasado genérico disminuye la incorporación de nuevos fumadores, sobre todo entre adolescentes y contribuye a disminuir el consumo de tabaco. “Es una manera de neutralizar el mecanismo psicológico inconsciente que hace que el fumador fije su atención en el envoltorio y olvide el carácter nocivo que tiene. De hecho, hay estudios que revelan que cuando se cubren los ojos a un fumador es incapaz de distinguir su marca de cigarrillos cuando prueba varios”, explica esta experta.

shutterstock_184033778

La medida de homogeneizar las cajetillas se ha tomado en Australia con una disminución del consumo de tabaco del 15%.

Para semFYC es un grave error que nuestro país se haya opuesto a la decisión que ya se ha tomado en otros sitios, como Irlanda, a la que también puede sumarse el Reino Unido, de introducir esta medida en todo su territorio con el objetivo de contribuir a disminuir el consumo de tabaco. “Más aún”, señala la coordinadora del GAT, “cuando tenemos el antecedente de Australia, país en el cual desde la introducción del envasado genérico la prevalencia del consumo ha disminuido más del 15%. Actualmente España es uno de los países donde la legislación antitabaco se puede considerar modélica, y con esta oposición al envasado genérico retrocedemos a posiciones decepcionantes en cuanto a la preservación de la salud pública”.

En este contexto, desde esta sociedad científica se insta al Gobierno y a su representación en la Unión Europea a que en el futuro apoye la medida para llevar a cabo su aplicación en nuestro país, como un paso más en la lucha frente al tabaquismo, con el objetivo de reducir su consumo especialmente entre los jóvenes. “Creemos que la administración debería tener más en cuenta las propuestas que se realizan desde las sociedades científicas y las organizaciones profesionales, que están apoyadas en la evidencia científica. Y rechazar aquellas que vienen de las empresas pro-tabaco con intereses particulares en contra de la salud pública”, concluye la doctora Furió.