Protegernos del sol es importante todo el año, pero más aún en verano y sobre todo ciertas zonas que con el paso del tiempo y las agresiones externas pueden perder firmeza y presentar signos de deshidratación, hablamos de escote y senos. La Dra. Elisa Fernández nos explica cómo cuidar estas partes del cuerpo tras el verano.

Tras un verano de playa, piscina, montaña recibiendo los rayos solares, se hace necesario someter a esta parte de nuestro cuerpo a un tratamiento de restauración, aconseja la dra. Fernández, inventora del sujetador antiarrugas Nightbra. Exfoliaciones, sesiones de hidratación y nutrición cutáneas intensivas es lo más recomendable para las zonas más expuestas al sol como son la cara, el cuello y el escote.

Para que la recuperación de la piel sea total “tenemos que mantener la piel hidratada y cuidada durante todo el año, de nada sirve una hidratación en profundidad tras el verano sin unos cuidados previos durante todo el año”, explica la doctora Fernández.

shutterstock_156996335

Una hidratación perfecta conseguirá bloquear el impacto de las agresiones externas en nuestra piel devolviendo flexibilidad y firmeza caracteristicas especialmente importante para el escote. Es recomendable utilizar cremas revitalizantes durante la noche y también aplicarlas después de la ducha, momento en el que los poros de la piel están más abiertos.

Además, para que la hidratación sea completa la doctora aconseja beber abundante agua durante el transcurso del día para hidratar la piel desde el interior.  “Esto también ayudará a evitar que nuestra piel pierda forma y no envejezca rápidamente”, destaca la doctora.

También se debe exfoliar una o dos veces por semana: preferiblemente con un exfoliante suave ya que la zona es muy fina y delicada. Los expertos aconsejan, además, terminar las duchas con pequeños toques de agua fría tanto en el escote como en las mamas para conseguir un efecto tonificante en la piel.

Otro aliado a tener en cuenta es el Aloe Vera, reconocido por sus innumerables propiedades, se ha demostrado que también es el socio perfecto para lucir un buen escote.

Las largas exposiciones sin protección alguna y abusar de los rayos UVA hacen que la aparición de manchas en la piel sea cada vez mayor. Un truco para ir eliminando esas manchas que tanto molestan es aplicar zumo de limón sobre ellas y aclararlo pasados 20 minutos, esto las irá eliminando poco a poco. Es importante realizarlo de noche ya que bajo la luz solar el limón puede generar manchas blancas en la piel.

El pecho y el escote son las zonas del cuerpo que más acusan el envejecimiento prematuro y por eso, es muy importante prestar especial atención a sus cuidados.

 

 

 


Lorena Pérez

Lorena Pérez

Licenciada en Periodismo, lleva diez años escribiendo en distintos medios sobre salud, ocio y cine. Aficionada a la buena cocina y la buena comida (sólo si es sin gluten), deportista y cinéfila sin remedio, se acerca al mundo de la salud desde un punto de vista amable y riguroso, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los lectores de Knowi.