La exfoliación es la eliminación de las células muertas. La piel realiza este proceso de forma natural aproximadamente cada 28 días, pero, a medida que se envejece, éste es cada vez más lento, por lo que una ayuda extra no viene nada mal. Y aquí os damos unos consejos para crear vuestro propio exfoliante natural.

A medida que envejecemos las células muertas se quedan en la superficie de nuestra piel y las nuevas no tienen suficiente espacio para crecer. Como resultado, la piel adquiere un tono apagado, una textura áspera y pueden aparecer puntos negros. Es por ello que es más que recomendable exfoliarse para ayudar a nuestro organismo a eliminar esa capa de células muertas y conseguir así una piel resplandeciente.

shutterstock_206625799

Presume de piel resplandeciente con el exfoliante natural de Knowi.

La frecuencia de la exfoliación dependerá del tipo de piel, pero lo recomendado es una vez cada 2 semanas y siempre aplicarlos con la piel húmeda. Para exfoliar correctamente hay que realizar movimientos delicados de los dedos medio e índice, desde la nariz hacia afuera del rostro.

Existen muchos tipos de exfoliantes naturales, pero milenariamente la sal y el azúcar han sido los más usados. En la actualidad generalmente compramos el exfoliante en el supermercado o en tiendas de belleza, pero éstos contienen además gran cantidad de compuestos químicos que sería mejor evitar y que no permiten la denominación de exfoliante natural…Así que, ¿por qué no pruebas a hacerte en casa tu propio exfoliante natural? He aquí unos consejos.

Aceite y azúcar tanto para cuerpo como para el rostro:

  • 4 cucharadas de azúcar gruesa
  • 2 cucharada de aceite de oliva
  • 15-20 gotas de tu aceite esencial favorito (opcional)
  • Un frasco de vidrio limpio
  • Mezcla todos los ingredientes en el frasco, aplica sobre tu piel en la ducha y enjuaga con agua tibia. Es ideal para pieles secas

– Limón y azúcar para el rostro graso: dos cucharadas de azúcar en una taza y el zumo de medio limón. Después de lavarte la cara, con el rostro aún húmedo, aplica la mezcla en la cara con movimientos circulares. Deja actuar 5 minutos y aclara con agua tibia.

– Aceite, sal y miel: ideal para nutrir. Nos sirve para cara y cuerpo. En un recipiente, coloca la sal, luego añade el aceite de oliva y también las gotas de aceite esencial que vayas a emplear. Agrega la miel (líquida) y mezcla bien hasta que los ingredientes se amalgamen por completo. Puedes hacerlo directamente dentro de un frasco. Una vez que lo tengas listo, no tienes más que usar este exfoliante natural sobre cualquier zona de tu piel. Siempre aplícalo con masajes suaves y circulares. Una vez que hayan transcurrido unos 15, 20 minutos, ya podrás quitártelo y lucir una piel estupenda.