El cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por cáncer en hombres y el segundo en mujeres en España.

Pese a que la prevención es fundamental el gran reto de la medicina se encuentra actualmente en el diagnóstico, ya que en la mayoría de los casos la patología se presenta en fases avanzadas, cuando la curación es muy difícil o imposible.

 
El hábito de fumar está detrás de la mayoría de los casos. “Aproximadamente en el 80% de los cánceres de pulmón existe una historia previa de tabaquismo, y en algunos tipos concretos, como el carcinoma de células pequeñas o el escamoso, la relación es absoluta, es decir, el tabaco está en prácticamente el 100% de los casos”, indica el Dr. Javier de Castro.



Sin el tabaco, el cáncer de pulmón sería un tumor raro, como lo era en los tratados de Medicina de principios del siglo XX.


Por ello, a pesar de los avances médicos que se están produciendo en el tratamiento de la enfermedad, los especialistas insisten cada vez más en la importancia de la prevención. Dejar de fumar resulta esencial para evitar esta enfermedad y si ya se ha intentado en otras ocasiones sin éxito, hay que ponerse en manos de profesionales “capaces de asesorar sobre distintas opciones de tratamiento, tanto de tipo farmacológico como psicológico, y diseñar una estrategia a medida de cada paciente”, detalla el especialista.
 

HM hospitales impulsa la detección precoz de cáncer de pulmón

A falta de programas de screening específicos para el cáncer de pulmón, HM Hospitales realiza desde hace tiempo un seguimiento de pacientes de riesgo que está dando muy buenos resultados, al lograr “un aumento significativo de la detección del cáncer de pulmón en una etapa precoz en la que las posibilidades de aplicar un tratamiento curativo son mayores y, por tanto, también aumentan las probabilidades de supervivencia”, explica el Dr. Javier de Castro, director del Programa de Oncología Torácica del Centro Integral Oncológico Clara Campal (HM CIOCC).

Los pacientes de riesgo son fundamentalmente fumadores importantes que están entre los 50 y los 70 años de edad, muchos con historia de bronquitis crónica más o menos desarrollada, a los que en HM Hospitales realizan un seguimiento mediante controles clínicos y radiológicos periódicos, utilizando un TAC de baja radiación. Un paso más hacia el diagnóstico precoz con el que los especialistas del Grupo aseguran estar “muy ilusionados”.
 

Protocolo OncoCare, por HM Hospitales

Además, en el campo de la detección HM Hospitales tiene instaurado el denominado ‘Protocolo OncoCare’, un proceso asistencial exclusivo que ante la más mínima sospecha en la detección de un tumor se activa, planificando una cita preferente con un oncólogo de referencia en la patología correspondiente en menos de 48 horas.

Una parte esencial del protocolo es el acompañamiento individualizado al paciente a través de la figura de la OncoCare, quien estará junto al paciente durante la primera consulta, guiándole durante la fase inicial del proceso (gestión de citas, pruebas) y en la resolución de las posibles dudas que puedan surgir.



El objetivo primordial es contar con un diagnóstico temprano, con la mayor precisión y premura posible para abordar el proceso oncológico y ofrecer una atención personalizada al paciente.

Este protocolo es ofrecer una atención personalizada al paciente, que se coordina a través del correo electrónico oncocare@hmhospitales.com y el teléfono 902 107 469.
 

Estrategias terapéuticas, una revolución en marcha

Conseguir fármacos más eficaces es, sin duda, el otro gran reto en el que se están logrando muchos avances en los últimos años. El Dr. De Castro describe las dos grandes estrategias terapéuticas que están revolucionando la historia de esta patología. Por un lado, la identificación de alteraciones moleculares fundamentales para el desarrollo biológico del cáncer que pueden ser tratadas con éxito con inhibidores específicos, que además suelen ser fármacos orales. Por otra parte, está la inmunoterapia, que supone una revolución porque registra un 20% de supervivientes a los cinco años, mientras que con la quimioterapia no se superaba el 5%.

A todo esto, se suma el incesante avance de la tecnología hacia técnicas diagnósticas, de radioterapia y cirugía más eficaces que mejoran el pronóstico de los pacientes. Prevención, diagnóstico precoz y avances terapéuticos son los tres factores para atacar al cáncer desde todos los frentes.