El déficit de vitamina D está asociado a un aumento del riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión, enfermedades cardiovasculares y algún tipo de cáncer.

Es una de las conclusiones expuestas en el Ciclo de Conferencias sobre “Alimentación y Nutrición. Su importancia en Atención Primaria” celebrado en la Real Academia Nacional de Medicina (RANM).

En los últimos años se ha evidenciado el papel de la vitamina D en una gran cantidad de procesos y también su incidencia en patologías como “la esclerosis múltiple, el cáncer, la enfermedad inflamatoria intestinal, la hipertensión, la diabetes tipo 2 o las enfermedades cardiovasculares, todas ellas asociadas a niveles bajos de vitamina D”, tal y como ha explicado el profesor Jordi Salas-Salvadó, Catedrático de Nutrición de la Universidad Rovira y Virgili y participante en el ciclo de la RANM.

Leer más

shutterstock_188190332Los últimos estudios señalan que el “87% de los españoles mayores de 65 años presenta insuficiencia de vitamina D”

A pesar del gran número de horas de sol al año en nuestro país. La carencia se produce sobre todo en las zonas geográficas donde  hay menos incidencia de rayos solares.

Ésta insuficiencia de vitamina D se produce básicamente por una combinación de factores: la falta de exposición al sol, una inadecuada absorción de ésta por parte del intestino a causa de la edad, la presencia de sobrepeso u obesidad y una insuficiente ingestión de alimentos ricos en vitaminas D, señala Salas-Salvadó.

Te puede interesar: Déficit de vitamina D en niños y adolescentes celiacos

El experto indica que para que el organismo aproveche al máximo la vitamina D, es necesaria la energía solar, ya que gracias a los rayos de sol, el organismo será capaz de sintentizar la vitamina. Por lo tanto, es muy recomendable para luchar contra el déficit de vitamina D, una “prudente exposición solar diaria”.

Alimentos que nos ayudan a aumentar el nivel de Vitamina D

Si necesitamos aumentar el nivel de vitamina D, además de un poquito de sol todos los días, también es importante que incluyamos en nuestra dieta alimentos ricos en ella. Algunos de ellos son el pescado azul, la margarina, el huevo, la leche, los derivados lácteos, el aceite de hígado de pescado, sobre todo del bacalao, los alimentos fortificados y los cereales.

Los expertos recomiendan ingerir al día 10 microgramos. Con esta cantidad se previene el raquitismo y se garantiza el adecuado desarrollo óseo tanto en niños como en adolescentes. Sin embargo hay momentos concretos requieren una mayor ingesta, como durante el embarazo, en la menopausia o en la lactancia.

Ocultar


Lorena Pérez

Lorena Pérez

Licenciada en Periodismo, lleva diez años escribiendo en distintos medios sobre salud, ocio y cine. Aficionada a la buena cocina y la buena comida (sólo si es sin gluten), deportista y cinéfila sin remedio, se acerca al mundo de la salud desde un punto de vista amable y riguroso, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los lectores de Knowi.