Cansaditos estaréis, y no es para menos, de oír hablar de células madre en los medios. Son las células de moda ya que tienen la asombrosa capacidad de convertirse en muchos tipos de células diferentes del cuerpo y por ello han sido estudiadas como una posible estrategia de tratamiento para numerosas enfermedades.

 

Antes de explicar qué es una célula madre hay que saber que cada célula de nuestro cuerpo tiene en su núcleo todo el material genético necesario (ADN completo) para convertirse en cualquier otra célula de nuestro cuerpo. Pero al estar ya especializada, ha perdido esa capacidad…

Esta especialización celular tiene lugar durante el desarrollo embrionario. Una vez producida la fecundación del óvulo por el espermatozoide, la célula huevo o zigoto empieza a dividirse rápidamente para dar lugar a otras células y éstas irán convirtiéndose en diferentes tipos celulares, es decir, se produce la especialización celular: yo seré una neurona, yo seré un osteocito (célula del hueso), yo seré una célula de la piel,…

shutterstock_111268217Durante la especialización celular se desactivan algunos genes y se activan otros, y dependiendo de cuáles son dichos genes se especializarán en un tipo celular u otro y a medida que avanza este proceso de especialización, la vuelta atrás es irreversible.

Por lo tanto, las células madre son células indiferenciadas o escasamente diferenciadas que poseen la capacidad de regenerar uno o más tipos de células que constituyen un ser vivo.

Según su origen se clasifican en:

  • Embrionarias: forman parte de un embrión y son capaces de generar todos los diferentes tipos celulares del organismo. Son conocidas también como células pluripotenciales. El gran problema es que al tener que obtenerse de embriones su uso genera muchos problemas éticos.
  • Adultas: están presentes en adultos y son capaces de generar células especializadas de diferentes tejidos, pero no de todos. Estas células tienen como función renovar tejidos como la piel o sangre. También se conocen como multipontenciales.

Las aplicaciones de las células madre son muchas, y también muchas aún no han podido llevarse a cabo:

  • Terapias celulares: reemplazando células y tejidos dañados.
  • Conocer los mecanismos de activación y diferenciación de genes.
  • Experimentación de nuevos medicamentos evitando la realización de algunos ensayos.
  • Terapia génica, que se lleva a cabo introduciendo un gen sano y funcional en células madre que son introducidas en el paciente con el fin de compensar el defecto génico que causa su enfermedad.

Hay que decir que todas las aplicaciones con células madre que han tenido éxito se han llevado a cabo con células madre adultas. Con embrionarias no se ha conseguido nada ya que su crecimiento descontrolado suele conllevar la aparición de cáncer.

Una de las aplicaciones con células madre más conocida es el trasplante de células madre de la médula ósea para el tratamiento de leucemias y otros tipos de cáncer, pero todavía falta mucho por investigar y conocer.


Sara G. Blanco

Sara G. Blanco

Bióloga de nacimiento le apasiona la naturaleza, viajar, conocer gente y comer fabada como buena asturiana que es. Especializada en biotecnología y con más de cinco años de experiencia en comunicación corporativa, aporta a Knowi frescura y dinamismo sin perder su visión científica.