Según las últimas cifras del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, durante enero y febrero de 2015 se han registrado un total de 76.224 accidentes de trabajo con baja, un 3,2% más que los producidos el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, se registra un descenso de los accidentes de trabajo mortales, con 19 accidentes mortales menos al comparar un periodo con otro. Cada vez prestamos más atención a que las condiciones laborales contribuyan a equilibrar nuestra salud, sin embargo aún queda mucho camino por recorrer.

 

Estas cifras nos indican que la sensibilidad de la población respecto a la seguridad en el trabajo es aún escasa, por ello, desde el Instituto DKV de la Vida Saludable, y con motivo de la celebración del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, recuerda algunas recomendaciones básicas que pueden adaptarse a cualquier tipo de trabajo.
• Contactos eléctricos: DKV nos recomienda emplear con racionalidad los equipos y no manipular las instalaciones eléctricas. Se aconseja tratar de evitar el uso de ladrones de electricidad y no utilizar instalaciones averiadas.

Fatiga causada por posturas o gestos inadecuados: Para evitar posibles molestias de espalda, hombros, cuello, etc…  conviene tener una silla con respaldo ajustable, que los pies lleguen al suelo y el peso del cuerpo se sostenga con los glúteos y no con los muslos y también una pantalla levemente más baja de la altura de los ojos, así como los objetos de la mesa deben poder alcanzarse sin problemas. Se recomienda también hacer estiramientos leves cada hora.

shutterstock_147927308 Orden y limpieza:  Es necesario llevar a cabo una limpieza periódica de desperdicios, manchas de grasa, polvo, residuos y demás elementos que puedan ocasionar accidentes o contaminar el entorno laboral.

• Mantener una iluminación adecuada: Trabajar en un ambiente con poca luz puede provocar una fatiga visual, así como una mala regulación del brillo de la pantalla de nuestro ordenador o el hecho de que se reflejen brillos en el monitor, por ejemplo, de fluorescentes. Estar expuesto a un exceso de iluminación también puede provocar una situación de “disconfort” que desemboque en problemas de visión y fatiga.

Controlar la carga de pesos que pueden dar cuadros de dolor lumbar. Al cargar con un peso conviene hacerlo adecuadamente, con los pies separados, flexionando las rodillas, acercando la carga al cuerpo lo máximo posible y elevando el objeto pesado realizando la fuerza con las piernas y no con la espalda.

Control del estrés. Es importante saber reconocer las causas de nuestro estrés: familia, trabajo, dinero. Si se pasa mal en el trabajo, es necesario apoyarse en familia, trabajo, amigos. Efectúe ejercicios de respiración y ejercicio físico. El estrés puede llevar a situaciones muy complicadas e incluso a la enfermedad física.

Evitar el ruido y tener una buena temperatura: Es imprescindible controlar o minimizar las fuentes de ruido para que nuestra salud no se vea afectada, y disponer de una buena ventilación natural, en la medida de lo posible.

Conocer la seguridad del trabajo: Reconocer el Plan de Riesgos Laborales de nuestro trabajo es algo fundamental. Tener localizados extintores, salidas de emergencia, saber cómo actuar en caso de accidente de trabajo o utilizar aquellos equipos adecuados y recomendados para labores específicas resulta imprescindible.