El caso de enfermedad por virus Ébola detectado en España supone un reto sociosanitario para el sistema de Atención Primaria de nuestro país, dada su función de puerta de entrada habitual de los ciudadanos al sistema sanitario español. Ante la alarma creada y la escasa formación existente entre la población y los propios profesionales de la Atención Primaria, la primera medida pasa por mejorar las capacidades, habilidades y conocimientos que tienen estos facultativos que trabajan en el primer nivel asistencial para atender un probable aumento del número de consultas sobre este virus.

 

Este es el principal objetivo de un taller celebrado en el marco del 36º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), y que coordinan los doctores José Luis Cañada Merino y Manuel Linares Rufo, quienes coinciden en señalar que, en general, “la formación sobre enfermedades infecciosas es generalmente escasa entre los médicos de Atención Primaria”.

Con todo, “no hay motivo para alarmarse ante este caso aislado de enfermedad por virus Ébola en España, pero sí que debemos estar preparados para informar y tranquilizar a nuestros pacientes, destaca el Dr. José Luis Cañada, Coordinador Nacional del Grupo de Enfermedades Infecciosas de SEMERGEN, quien recalca que “todos los médicos de AP deben estar especialmente alerta cuando se encuentren con viajeros procedentes de zonas endémicas que debuten con síntomas (fiebre, cefalea, odinofagia, mialgias, dolor torácico, diarrea, dolor abdominal) y, en ese caso, deberán solicitar valoración médica inmediata por parte de un centro especializado”.

En opinión del Dr. José Luis Cañada, “la OMS está haciendo todo lo posible por controlar el brote epidémico, pero actualmente tenemos pocas o nulas posibilidades terapéuticas etiológicas y aún no existe ningún antivírico eficaz”.

Preocupación, pero no alarma

En cuanto a si los médicos de AP están suficientemente formados e informados para tratar de responder a las dudas de sus pacientes respecto al Ébola, el Dr. Cañada asegura que “en casi todas las enfermedades infecciosas, fundamentalmente las importadas, nuestra formación es deficitaria”. Según explica, “la infectología ha sido la hermana pobre dentro de las subespecialidades que se desarrollan dentro de la Atención Primaria. Si a eso le añades que no existe actualmente una especialidad de enfermedades infecciosas y que esta patología la abordan habitualmente entre Medicina Interna y los Servicios de Microbiología, nos encontramos con el inconveniente de no saber donde acudir para nuestra formación”.

Por eso, el reto es “conseguir que existan tantos médicos de Primaria que sepan manejar un paciente con una infección como los que hay con conocimientos suficientes de hipertensión arterial o diabetes, sobre todo porque las infecciones son la primera causa de consulta en un Centro de Atención Primaria”.


Diego Mugarza

Diego Mugarza

Licenciado en administración y dirección de empresas, master en marketing y direccion comercial. Amante de todo tipo de deportes, de la musica, la naturaleza y viajero empedernido. La felicidad es su objetivo de vida, entiende la salud como una herramienta más para poder llegar a ser feliz.