Pan, pasta, arroz, patatas, legumbres tiernas y cereales. Éste es el grupo de alimentos que más consumen cada semana los niños españoles de entre 3 y 14 años. Frutas, verduras y hortalizas constituyen, por su parte, el grupo de alimentos con mayor déficit de consumo respecto a las recomendaciones médicas, con una media de 21,19 raciones semanales, frente a las 35 aconsejadas por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC).

Así lo revela el II Estudio Caser sobre Salud Familiar“Alimentación y estilo de vida del niño del siglo XXI”, una iniciativa de la compañía aseguradora Caser en la que se han analizado los hábitos de 1.083 niños de entre 3 y 14 años de nuestro país.

Leer más

“Con este estudio, en el que además de los progenitores de estos niños también han participado expertos en alimentación infantil y un grupo de madres y padres blogueros, damos continuidad al desarrollado en 2015 sobre las madres y padres del siglo XXI”, explica el doctor José María Hernández Briones, director médico de Caser. “En esta ocasión, nuestro objetivo es conocer cuáles son los hábitos de vida de nuestros niños, cómo se alimentan, si practican ejercicio físico, cuántas horas le dedican, cuántas horas duermen de media, cómo distribuyen su tiempo de ocio, sus hábitos de higiene…

 

Te puede interesar: Cómo prevenir la obesidad infantil

 

Todo ello con el fin de poner nuestro granito de arena para procurar niños cada día más sanos. Y es que, según los datos de este estudio, el 20,8% de los pequeños de entre 3 y 14 años de nuestro país tiene sobrepeso y el 13,2% obesidad, unas cifras importantes que son motivo de gran preocupación y sobre las que vienen alertando desde hace tiempo los expertos”.

estudio caser

Sin grandes diferencias con el comedor escolar

Los datos del estudio vienen a desmontar el mito de que los comedores escolares consiguen que los niños coman más de aquello que no les gusta, no existiendo grandes diferencias entre su alimentación y la de los niños que comen en casa, que son, por cierto, la gran mayoría. De hecho, solo una cuarta parte (el 25,76%) de los niños españoles de entre 3 y 14 años comen cada día en el colegio, la mayor parte de cuyos padres (el 86,4%) se muestra satisfecho con este servicio.

La cocción, la técnica de cocinado más utilizada

Las técnicas de cocinado son también un aspecto importante para lograr una alimentación saludable. Tanto es así, que, de hecho, éste es un punto que, junto a otros como la actividad física o el equilibrio emocional, los expertos destacan a día de hoy en las nuevas pirámides nutricionales. Según los resultados del estudio, la cocción es la técnica de preparación de alimentos más utilizada por las familias españolas con niños de entre 3 y 14 años (una media de 8,20 veces por semana), seguida de la plancha (4,34 veces por semana), el horneado (3,04 veces/semana) y la fritura (1,71 veces/semana). El microondas (0,07 veces/semana) y el vapor (1,09 veces/semana) son, por su parte, las menos usadas. El estudio también muestra que a mayor utilización de la técnica de fritura, mayor peso de los pequeños, mientras que a mayor utilización de la técnica de cocción, menor peso.

 

Te puede interesar: Objetivo, prevenir la obesidad infantil desde la escuela

 

Y es que “el cuerpo humano no sólo necesita tener una ingesta equilibrada de alimentos para sobrevivir, sino que el concepto de la alimentación saludable debe contemplar también otros parámetros como actividad física, estabilidad emocional, balance energético, técnicas culinarias saludables, etc. A pesar de que esto es algo ya instaurado en la comunidad científica, las pirámides nutricionales que incluyen algo más que información sobre los grupos de alimentos todavía no han llegado al gran público”, señala el doctor Hernández Briones. Los nutricionistas abogan incluso por dar un paso más y señalan que la pirámide es algo a superar hacia un análisis individualizado de cada individuo.

La merienda, a diario

La merienda es, junto con la media mañana, un hito necesario para ingerir las cinco tomas diarias recomendadas por los expertos y parece que los niños de nuestro país cumplen con ello. Así, según las conclusiones del II Estudio Caser sobre Salud Familiar, el 95,2% de nuestros pequeños merienda cada día. El bocadillo es la opción más consumida (el 54,1% de los niños come más frecuentemente bocadillos), seguida de la fruta (el 32,7% de los niños merienda de forma más frecuente la fruta) y los alimentos preparados (tomados en primera opción por el 29,4% de los niños).

Con todo, los padres españoles califican con un notable (7,71 puntos en una tabla del 1 al 10) los hábitos alimenticios de sus hijos, en parte porque faltan conocimientos para tener una actitud más crítica ante este tema. “Prueba de ello es que los progenitores de niños con sobrepeso califican con la misma puntuación (7,71) que la media general la alimentación de sus hijos, bajando muy ligeramente hasta un 7,51 en el caso de los padres de pequeños obesos”, explica el doctor Hernández Briones. No obstante, el 44,6% de los padres reconocen que echan de menos elementos en la alimentación de sus hijos, sobre todo verduras, frutas o pescado.

Ocultar


Lorena Pérez

Lorena Pérez

Licenciada en Periodismo, lleva diez años escribiendo en distintos medios sobre salud, ocio y cine. Aficionada a la buena cocina y la buena comida (sólo si es sin gluten), deportista y cinéfila sin remedio, se acerca al mundo de la salud desde un punto de vista amable y riguroso, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los lectores de Knowi.