Los pies otorgan soporte al cuerpo, aguantando el peso al tiempo que permiten el movimiento y la realización de actividades físicas. Sin embargo, cada vez son más los pacientes en España que acuden a la consulta podológica manifestando importantes molestias en esta zona que impactan en su calidad de vida, y es que los problemas de salud en los pies pueden llegar afectar otras zonas del cuerpo, dando lugar al desarrollo de condiciones articulares o dificultades al caminar.

 

Las consultas podológicas son cada vez más frecuentes en personas de todas las edades, incluyendo también a niños y jóvenes y no únicamente a pacientes de la tercera edad, quienes habitualmente recurrían de forma mayoritaria a estos servicios. Y es que la salud general, la elección adecuada del calzado y los hábitos de higiene, influyen de forma determinante en el bienestar de los pies pudiendo dar lugar a la aparición de problemas podológicos importantes.

Más allá de patologías morfológicas en esta zona, como el pie cavo, el pie plano, el metatarso adducto, entre otros, algunos hábitos y comportamientos inciden de forma determinante en el bienestar de los pies, comprometiendo en muchos casos la salud de esta importante zona de nuestro cuerpo.

shutterstock_164053406

Sobrepeso y obesidad

Un aspecto determinante que está provocando importantes problemas en nuestros pies es el sobrepeso y la obesidad, un problema que es casi una epidemia en nuestras sociedades occidentales y cuyo fenómeno se está incrementando también en nuestro país. Además de complicaciones derivadas del problema metabólico como la diabetes tipo 2, las complicaciones cardiovasculares asociadas, los problemas reumatológico o el propio síndrome metabólico, una de sus consecuencias es sobre las articulaciones y especialmente sobre los pies que son la parte de nuestro organismo que ha de soportar todo el peso, el cual se multiplica cuando estamos andando o en carrera.

A un mayor peso aumentan las molestias en los pies: dolores al caminar, problemas articulares en los tobillos, mayor riesgo a sufrir lesiones, además de un incremento en la propensión de sufrir condiciones como fascitis plantar, tendinitis o inflamación en los ligamentos del pie. Un exceso de peso vinculado a una vida sedentaria resulta aún más nocivo para la salud de los pies, que se encuentra en alto riesgo especialmente en pacientes con diabetes dados los problemas circulatorios que conlleva y acarrea esta enfermedad crónica.

Llevar una dieta saludable y controlar el peso es una recomendación que debe aplicarse en estos casos, para mantener no solo la salud de los pies sino el bienestar general.

Un problema añadido suele ser en muchos casos la mala elección del calzado, este aspecto es muy importante y en la mayoría de las ocasiones a la hora de acudir a una zapatería prima la estética sobre la idoneidad del calzado que elegimos. Un calzado inadecuado puede derivar en múltiples problemas que a la postre van a repercutir no solo a nivel local sino que va a afectar a zonas más alejadas como la columna vertebral con las consiguientes contracturas, espasticidades, malposiciones, molestias, dolorimientos, etc…

Pocos toman en cuenta la importancia de escoger zapatos cómodos y adecuados, pero la elección incorrecta del calzado es una de las principales causas por las que un importante número de españoles manifiesta sufrir de dolores en los pies. Los zapatos con poca amortiguación, muy estrechos en la parte de adelante, elaborados en materiales que no permiten la adecuada respiración de la zona y con elevados tacones, con responsables de un alto porcentaje de condiciones podológicas que van desde hongos en las uñas, pasando por juanetes y problemas en el talón.

Escoger calzado flexible, con buena amortiguación y que permita al pie respirar adecuadamente, es clave para la salud podológica según informan desde “Alviflex” marca especializada en diseño de calzado cómodo y terapéutico, si a eso le añadimos que sean zapatos para plantillas, ortopédicos o con ancho especial, mucho mejor.

Independientemente de la elección adecuada del calzado, un aspecto fundamental para evitar problemas en nuestros pies es la higiene, como en todo unas adecuadas y sencillas prácticas de higiene pueden ahorrarnos multitud de problemas enojosos que pueden terminar por amargarnos al menos durante una temporada.

Mejorar la higiene lavando muy bien los pies y, especialmente, secándolos de forma adecuada, es importante para disminuir la aparición de hongos, otro problema podal muy común que genera grandes molestias. Este aspecto debe cuidarse con especial atención en personas que usan calzado deportivo de forma frecuente, así como entre quienes practican deportes acuáticos

Las personas de la tercera edad, que por condiciones físicas no puedan secar o lavar bien sus pies, también deben velar por la higiene de la zona para prevenir la formación de hongos.

Tomar en cuenta estas recomendaciones podológicas permitirá garantizar la salud de los pies y reducir al mínimo las posibilidades de padecer de alguna condición podal. Además los especialistas recomiendan que ante cualquier dolor o molestia en los pies, se acuda a un podólogo cuanto antes, especialmente si se padece de condiciones como obesidad, problemas articulares o diabetes.