La tecnología nos invade y la tenemos al alcance de nuestra mano y nunca mejor dicho, nuestro “smartphone” con todas sus aplicaciones y herramientas es la mejor prueba de ello. Tanto es así que la tecnología está comenzando a influir en nuestras actitudes en general y en particular si pensamos en la percepción que tenemos sobre nosotros mismos y la autoestima que ello genera. En los últimos años las intervenciones de cirugía estética han aumentado aproximadamente un 25%, ¿a qué se debe?

Una moda que se encuentra en auge hasta el punto de ser casi una “necesidad” social es el de los “selfies”, las fotografías que nos hacemos a nosotros mismos en cualquier situación y momento. Fotos que solemos compartir con nuestros amigos, familiares, conocidos y demás.

shutterstock_152117732

Son millones de fotogramas los que cada día nos hacemos y que compartimos a través de internet, WhatsApp y las redes sociales, que se han convertido en un “ágora” donde todo se comparte y donde la intimidad desaparece. El problema es que como en cualquier medio de difusión interactivo de masas, cualquier cosa que “subamos” o que incluyamos nunca se sabe dónde puede terminar ni en manos de quién puede caer.

Estudiamos la relación entre los selfies y el incremento de las intervenciones de cirugía estética

En cualquier caso este no es el objeto de este artículo, el motivo real es reflejar la influencia que los “selfies” tienen en el incremento de la cirugía estética, de hecho los cirujanos plásticos apuntan a que en los últimos tiempos estas se han visto incrementadas en aproximadamente un 25%, al menos es lo que afirman desde la Asociación Americana de Cirugía Plástica y Reparadora.

Este fenómeno viene asociado a la enorme exposición a la que nos encontramos abocados hoy en día, todos, pero especialmente el mundo de la juventud, de la adolescencia, donde el miedo y temor a la crítica ácida y mordaz por parte de los demás hace estragos en forma de preocupación, inseguridad, ansiedad y baja autoestima.

shutterstock_76585717

Las intervenciones de cirugía estética más demandadas son la otoplastia que consiste en corregir la posición de las orejas (orejas de “soplillo”), el aumento de las mamas, problema que puede acarrear auténticos avatares en la vida social y relacional de una chica, la liposucción y los “retoques” en el rostro (labios, nariz, etc…).

En el contexto de los varones y siempre según datos de los expertos, la operación de cirugía estética estrella está relacionada con la reducción del abdomen, de la denominada “barriga cervecera”, los efectos de la calvicie y otros aditamentos relacionados con su aspecto físico, glúteos, pectorales y demás.

Al final, como todo, cualquier actitud puede estar bien, pero en su justa medida. Está bien tratar de mejorar o resolver lo que la naturaleza nos ha otorgado, pero siempre y cuando trate de solucionar problemas reales a los que el individuo responde en forma de ansiedad, estrés, preocupación, depresión, rechazo, alejamiento social, etc…

Ante estas situaciones debemos actuar de una forma “saludable”, es decir, bajo los parámetros que otorgan la racionalidad, la madurez, la experiencia, la naturalidad y la lógica. Siempre en manos de los mejores y más cualificados expertos que son quienes nos aconsejarán de una forma profesional e individualizada, algo imprescindible en estos casos.


Diego Mugarza

Diego Mugarza

Licenciado en administración y dirección de empresas, master en marketing y direccion comercial. Amante de todo tipo de deportes, de la musica, la naturaleza y viajero empedernido. La felicidad es su objetivo de vida, entiende la salud como una herramienta más para poder llegar a ser feliz.