Los Wearables poco a poco van a convivir con nosotros sí o sí, una vez que la cuestión que más nos importa a todos es la salud, todo elemento tecnológico o no que contribuya a prevenir, monitorizar y hacer seguimiento y control siempre será bienvenido. En este sentido y dentro de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación – TIC – surgen los Wearables que no son otra cosa que ese conjunto de elementos accesorios que a través de microsensores y microprocesadores monitorizan nuestras constantes y contribuyen a que nuestra vida sea lo más saludable posible.

Pulseras inteligentes y relojes que miden el ritmo cardiaco, la tensión arterial, el consumo de calorías, camisetas que monitorizan diferentes constantes, monitores personales, zapatillas con geolocalización a través de GPS, gafas inteligentes, pañales con dispositivos que identifican un proceso febril o una lateración metabólica en el bebé, son ejemplos entre otros muchos de este tipo tecnología que se encuentra cada vez más presente en nuestras vidas.

Todos estos elementos altamente tecnológicos son capaces de tomar y transmitir datos, interactuar con otros dispositivos y facilitarnos la vida. Ahora la tecnología ya es “llevable”, “vestible” y nos acompaña en cada momento de nuestra vida. Dicen los expertos que la tecnología “Wearable” es el siguiente paso entre la fusión del hombre y el microprocesador.

La tecnología Wearable es el siguiente paso entre la fusión del hombre y el microprocesador

El entorno del deporte sin duda que es el gran beneficiado de esta nueva tecnología, de tal forma que ya podemos adquirir ropa que ayuda a realizar los movimientos correctos mientras una persona aprende a practicar un deporte, sudaderas térmicas “inteligentes” o que a su vez llevan incorporadas “leds” que iluminan mientras una persona hace “running” o “trecking” a la vez que contabiliza los kilómetros recorridos, el ritmo cardíaco, las calorías quemadas y el rendimiento a lo largo de todos los días de práctica deportiva. También el sector de la seguridad de los trabajadores es uno de los entornos donde esta tecnología va a tener una mayor incidencia.

Este viernes comienza la Mercedes Benz Fashion Week Madrid, un escaparate de la moda y de los diseñadores más importantes de nuestro país. Esta edición nos aporta la oportunidad de mostrar qué se va a llevar en próximas temporadas, y qué mejor oportunidad para hablar de una de las tendencias que más va a arrasar en 2015: los Wearables.

shutterstock_181918847En ediciones anteriores de la pasarela, y en el mundo de la moda en general cada vez está más presente esta tecnología. Los gurús del sector ven a los Wearables como una forma de aunar la estética de la moda con la usabilidad y potencialidad de la tecnología. La Fundación – CENTAC – que tiene como misión mejorar la vida de todas las personas con discapacidad, los mayores, sus familias y sus cuidadores, a través de la inclusión en la Sociedad mediante el uso de las TIC, va más allá y plantea el impacto que tienen y tendrán los Wearables en las personas con discapacidad, y cómo pueden ayudar a mejorar su calidad de vida.

En ese sentido, mañana viernes 6 a las 12:00 se emitirá en “streaming” el vídeo de la mesa redonda “Soluciones Wearable y sus usos directos para el ciudadano”. Será accesible mediante lengua de signos española, además de estar subtitulado, y se podrá ver a través de internet en este enlace.

En dicha mesa se tratará de reflexionar sobre el aumento de la preocupación de los ciudadanos sobre su salud y su bienestar, y cómo la tecnología, de una forma nada intrusiva, puede ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas.

Además se quiere aprovechar para destacar una tendencia que ha empezado a despuntar en 2014 y que desde la Fundación se considera “un paso fundamental para luchar contra la discriminación en un sector con tantos estereotipos como es la moda”. “Este último año pasará a la historia por la aparición en campañas publicitarias y en desfiles, de modelos nada convencionales: la firma española Desigual fichó a Winnie Harlow, una modelo que padece vitíligo, una enfermedad degenerativa que provoca la despigmentación de la piel; la bloguera y modelo Jillian Mercado, que padece distrofia muscular, es imagen de Diesel y Nordstrom; Cassandra Bankson, con acné quístico, acumula más de 25 millones de reproducciones en Youtube en sus tutoriales de belleza, y ha desfilado en pasarelas de Nueva York; y Rebekah Marine, que nació sin el antebrazo derecho, trabaja para la agencia Model Mayhem. Está claro que la diversidad en la moda es tendencia” concluyen desde la Fundación.