Dormir profundamente sin despertarse varias veces durante la noche y despertar con la sensación de haber descansado de verdad no siempre es fácil y los trastornos del sueño tienen importantes consecuencias para la salud física y mental de las personas que los padecen, conocer la mejor hora para dormir de cada uno previene estos trastornos.

 

Conocer las pautas para conseguir descansar mejor ha sido siempre objeto de estudio y un reciente artículo publicado en Wall Street Journal arroja luz en este ámbito. El autor del artículo, Rafael Pelayo, profesor de la división de medicina del sueño de la Escuela de Medicina de Stanford, explica algunas de las claves para saber qué hora es la mejor para dormir, para conseguir un sueño reparador. Para ello, señala, lo primero es conocer el reloj interno del cerebro, que es el que nos hace tener sueño al irse el sol. El estado de alerta también cumple un papel importante a la hora de dormir. “El nivel de alerta ha ido evolucionando en función de las necesidades de supervivencia, y hace que estemos más despiertos a media mañana y justo antes de irnos a dormir”, explica Pelayo.

No sirve de nada irse a la cama cuando no se tiene sueño, es “como nadar en contra de la corriente”

Otro factor importante es nuestro entorno. Pelayo señala que los humanos tienen un breve despertar cada 90 minutos aproximadamente de unos 20 ó 30 segundos en el que “echan un vistazo a su entorno y se aseguran de que está todo bien”. Por eso se duerme mejor en lugares en los que nos sentimos seguros.

Pelayo señala también que no sirve de nada irse a la cama cuando ese reloj interno no nos lo pide. “Irse a la cama sin sueño no funciona, querer dormirse sin nuestro reloj interno pidiéndolo es como nadar contra la corriente, porque nuestro cuerpo quiere estar despierto”, indica. Por lo tanto establecer la hora perfecta para irse a la cama depende de varios factores pero Pelayo señala que una buena manera de descubrir cuál es la hora perfecta para cada uno es fijar la hora de despertarse, “el horario ideal para irse a la cama a dormir debería ser sobre 10 ó 15 minutos antes del momento en el que uno quiera quedarse dormirdo” . Irse a la cama mucho antes de notar sueño y estar activo puede llevar al desvelo.

Al igual que la alimentación y el ejercicio son claves para llevar una vida saludable, descansar bien es también fundamental y a día de hoy es común desarrollar trastornos del sueño que siempre acarrean problemas físicos y mentales, que son causa y efecto de los mismos. Si existen problemas considerables para descansar con normalidad es necesario consultar con un profesional.


Lorena Pérez

Lorena Pérez

Licenciada en Periodismo, lleva diez años escribiendo en distintos medios sobre salud, ocio y cine. Aficionada a la buena cocina y la buena comida (sólo si es sin gluten), deportista y cinéfila sin remedio, se acerca al mundo de la salud desde un punto de vista amable y riguroso, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los lectores de Knowi.