Según un estudio sobre automedicación infantil publicado en la revista Anales de Pediatría, un porcentaje significante de los menores que llegan a urgencias, ha sido automedicado previamente.

La automedicación es una práctica muy habitual en nuestro país con cifras que rondan el 72% entre los adultos cuando, por ejemplo, les duele la cabeza.  La automedicación pediátrica, también llamada medicación “por poderes” en el niño, no es una decisión autónoma, libre y voluntaria del paciente, sino que se fundamenta en la interpretación subjetiva que hacen de los síntomas las madres o una tercera persona responsable del menor y que lejos de contribuir a una correcta salud del menor puede derivar en una práctica irresponsable con unos potenciales efectos adversos difíciles de prever.  Según un estudio publicado en la revista de la Asociación Española de Pediatría,  Anales de Pediatría, y que forma parte del Trabajo de Tesis Doctoral de la Licenciada María Valenzuela Ortiz, el 32% de los menores que acuden a urgencias han sido automedicados previamente, siendo la madre en el 90% de los casos la persona que indica la medicación.

Leer más

Esta situación es debida, asegura el doctor José Uberos, responsable de comunicación del Equipo de investigación en dicho artículo, y Facultativo del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario San Cecilio de Granada, a que “el hábito de la madre de automedicarse se asocia con mayor frecuencia con la automedicación de sus hijos. Nuestros resultados parecen confirmar que el entrenamiento de la madre en la identificación de síntomas, basado en la experiencia con sus otros hijos, le permite adquirir ciertas “competencias” para indicar la administración de un medicamento, al que considera idóneo generalmente por la prescripción que hizo un médico en procesos interpretados como similares”. Este razonamiento está en concordancia también con el origen de los medicamentos utilizados para la automedicación, pues el 84,9% son restos de tratamientos anteriores.

 El nivel de estudio de la madre o el orden que ocupan los pacientes en el conjunto de sus hermanos influye también en la frecuencia en que la progenitora automedica al menor.  En este sentido, explica el experto, “el estudio reveló que las madres con estudios medios y superiores son significativamente las que con mayor asiduidad automedican al menor”.

automedicación

De igual manera, se comprobó que la frecuencia de automedicación se asocia significativamente con el número de hijos, siendo más frecuente en las familias numerosas (más de tres hijos) y con el orden que ocupa el paciente en el conjunto de sus hermanos, siendo mayor cuanto más avanzado es el orden de nacimiento. “Esta frecuencia de automedicación podría explicarse por la experiencia adquirida por la madre en hijos anteriores. Con la edad se sienten capacitadas para tratar la misma sintomatología observada en hijos previos”, matiza el equipo de investigación.  “La medicación ‘por poderes’ según revela el estudio es menor en niños por debajo de los dos años, lo que podría justificarse por la percepción de la madre de mayor vulnerabilidad de sus hijos en edades más tempranas, lo que les induce a medicarlos más por prescripción que por automedicación”, asegura el experto. El 62,6% de los pacientes automedicados recibió un solo medicamento. Se utilizaron dos medicamentos en el 27,8% y tres o más en el 9,6%.

En relación con el tiempo trascurrido entre la aparición de los primeros síntomas y la visita a urgencias el estudio evidencia que el 45,3% de las familias acude en las primeras 6 horas, el 25,6% acude entre las 6-12 horas y el resto con frecuencias decrecientes.

El ‘botiquín doméstico’ es la principal fuente de procedencia de los medicamentos empleados en la automedicación de los menores, “como norma general se trata de excedentes de tratamientos anteriores y con menos frecuencia, su libre adquisición, al no precisar en su mayoría receta médica”, indica el doctor Uberos.  En este sentido, de experto destaca que los antitérmicos (en un 56,8%), los antitusígenos y mucolíticos (40,3) predominan sobre los demás fármacos. En la procedencia de los medicamentos utilizados, predominan los sobrantes de tratamientos de procesos anteriores (84,9%), los adquiridos expresamente para este episodio suponen solo el 11,9% y los de otro origen el 3,2%. La elección del medicamento se debió a prescripción anterior a otro hijo (49%), prescripción anterior al mismo hijo (44%) y recomendación extraclínica (7%).

Ocultar