El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha autorizado la financiación pública de una nueva combinación de dos terapias dirigidas que, administradas junto a quimioterapia, puede curar más de la mitad de los casos de un tipo agresivo de cáncer de mama, el HER2 positivo, como tratamiento neoadyuvante antes de la cirugía.

En concreto, la aprobación permite usar en estadios iniciales el fármaco pertuzumab, comercializado por Roche como ‘Perjeta’, que hasta ahora sólo estaba autorizado en pacientes metastásicas, en combinación con quimioterapia y el fármaco estándar en estos tumores, el ‘Herceptin’, de la misma compañía.

Leer más

Ambos fármacos actúan de forma complementaria y consiguen un bloqueo más completo de las vías de señalización HER implicadas en la proliferación y supervivencia de las células tumorales.

“Es una muy buena noticia porque se ha aprobado con una indicación curativa, no paliativa“, ha destacado el presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Miguel Martín, también preside el Grupo de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM) que ha participado en el desarrollo clínico de esta terapia.

El cáncer de mama HER2 positivo representa en torno al 20 por ciento de los más de 26.000 casos de cáncer de mama que se registran cada año en España, y la opción de tratar el tumor antes de operarlo permite disminuir su tamaño para evitar la extirpación de la mama, lo que además redunda en un mejor pronóstico y un menor riesgo de recaída, algo que actualmente sucede en un tercio de estas pacientes.


Con este nuevo tratamiento, los ensayos clínicos que han permitido su aprobación han demostrado que se duplican las posibilidades de curación que había hasta ahora, al conseguir una respuesta patológica completa en un 60 por ciento de los casos.

La respuesta patológica completa se consigue cuando no hay tumor residual ni en la mama ni en los ganglios axilares y, aunque no equivale a curación, “en estos casos el riesgo de recaída está por debajo del 10 por ciento”, ha añadido la doctora Eva Ciruelos, presidenta del grupo de investigación en cáncer de mama SOLTI y oncóloga del Hospital 12 de Octubre de Madrid.

Te puede interesar: El consumo de fibra puede reducir el riesgo de cáncer de mama

Además, en los estudios han visto que en mujeres con determinados subtipos la respuesta patológica completa era incluso del 80 por ciento, mientras que no supone una mayor toxicidad para estas pacientes ni mayores complicaciones cardiacas.

Tras su administración, en el 40 por ciento de los casos se puede evitar la mastectomía y se opta por una cirugía conservadora que es “igual de eficaz”. De hecho, en muchos casos se realiza porque las técnicas de imagen impiden confirmar que ya no hay restos del tumor, según ha reconocido Martín, que no descarta que en un futuro no sea necesario operar si el tratamiento consigue acabar por completo con el tumor.

Un avance “excelente” para las pacientes y también para el SNS 

El presidente de GEICAM ha reconocido que el avance es “excelente” ya que, en caso de evitar la recaída, el Sistema Nacional de Salud (SNS) se estaría ahorrando unos 250.000 euros por paciente curada.

cáncer de mama

El cáncer de mama HER2 positivo representa en torno al 20 por ciento de los más de 26.000 casos de cáncer de mama que se registran cada año en España.

Y para los casos en los que no se elimina del todo el tumor y queda enfermedad residual, el hecho de tratar antes de operar da a los oncólogos una “segunda oportunidad” para que puedan ser tratadas de nuevo tras la cirugía con otros tratamientos sin resistencia cruzada.

La directora médico de Roche España, Annarita Gabriele, ha destacado la importancia de este avance y el destacado papel que ha jugado España en su desarrollo, con 16 centros y más de 130 pacientes incluidos en todos los ensayos clínicos realizados.

Ocultar