La ansiedad es un denominador común en los trastornos adictivos. Así de categórica es la afirmación que plantean los expertos en esta materia, de hecho la relación que hay entre la ansiedad y una posible adicción ha sido determinada mediante diversos estudios epidemiológicos y clínicos. Recientemente, se ha recalcado la importancia del autodiagnóstico ya que este puede ayudar a reconocer la ansiedad por adicción a sustancias.

El mayor conocimiento de los riesgos por parte de la persona que consume sustancias nocivas, ya sea alcohol, tabaco o drogas, puede ayudar a reconocer una adicción con el objetivo de que el individuo consiga dar el paso para consultar con un profesional sanitario y poder superar así la adicción y la ansiedad que ésta produce con todo su cortejo sintomático acompañante (irritabilidad, nerviosismo, embotamiento, disminución del rendimiento, cambios de humor, insomnio, palpitaciones, sudoración, aumento de las frecuencias respiratoria y cardíaca, temblores, etc…).

Los expertos coinciden en señalar que la adicción es una enfermedad y como tal, debe ser tratada como cualquier otra patología.

shutterstock_46564927

Se puede navegar en la página y participar de forma anónima.

Según los últimos datos publicados en la Encuesta Nacional sobre Drogas, se ha producido un pequeño incremento del consumo de tabaco y alcohol en 2013 respecto a 2011 en nuestro país. Concretamente, se ha pasado del 40,2% al 40,7% en el caso del tabaco; mientras que respecto al consumo de alcohol, del 76,6% se ha pasado al 78,3%. Por otro lado, el consumo de drogas ilegales ha disminuido ligeramente en los últimos 12 meses. Sin embargo, un dato que preocupa a los expertos es que la incidencia del cannabis supera a la del tabaco.

Una característica común a todos los pacientes que consumen sustancias adictivas es la aparición de manifestaciones clínicas de ansiedad. De manera que, cuando intentan dejar de tomar la sustancia de la que dependen suelen aparecer síntomas del síndrome de abstinencia que a veces se prolongan durante meses, conocido como “síndrome de abstinencia tardío”, y que se caracteriza por ansiedad, irritabilidad y dificultades para conciliar el sueño.

Siempre que los síntomas de ansiedad generen dificultades para poder realizar actividades cotidianas, laborales o familiares o impidan conciliar el sueño se debería consultar con un profesional sanitario.

En este contexto, una compañía farmacéutica, Pfizer, comprometida con los pacientes con trastornos de ansiedad ha colaborado en el desarrollo del Programa “Assístete” que ha sido impulsado conjuntamente con el Servicio de Psiquiatría del Hospital 12 de Octubre de Madrid y el Plan Nacional sobre Drogas. A través de este programa online disponible a través de www.assistete.es se permite que el usuario sea consciente de cuál es su situación de riesgo y le motive para acudir al profesional sanitario.

En este sentido, el doctor Gabriel Rubio, Jefe de Sección del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario 12 de Octubre y coordinador de “Assístete”, señala “todas las adicciones provocan un estado de estrés. Por tanto, aquellas personas que en un principio consumen sustancias para experimentar sus efectos, tras un tiempo de consumo continuo, pasan a tomarlas para aliviar los síntomas de ansiedad o de depresión que se genera cuando se interrumpe su consumo”.

Ante estos datos, el doctor Rubio considera “no existe un consumo totalmente seguro de sustancias adictivas por lo que este programa permite a los ciudadanos que consuman cualquier tipo de sustancia conocer el nivel de riesgo. En las situaciones de riesgo moderado, el usuario puede llevar a cabo un tipo de intervención a través de la web que le permita reducir su consumo y por lo tanto los riesgos”. Y añade “cuando el usuario tenga un riesgo elevado, el programa le aconseja consultar con un profesional sanitario, ya que la web no sustituye la consulta médica”.

Como conclusión el doctor Rubio opina que “el trastorno de ansiedad está infradiagnosticado. En parte, este hecho puede deberse a la falta de reconocimiento de las adicciones ya que en muchos casos pueden aparecer otros síntomas que pueden confundir al clínico”.

Una web de ayuda

La página web “Assístete”, está dirigida a las personas mayores de 18 años para ayudarles a conocer su grado de adicción a sustancias tóxicas como son el alcohol, el tabaco y otras drogas; y saber así si su situación es o no problemática y si debe o no acudir a un especialista.

La herramienta incluye una adaptación del test “Assist”, desarrollado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que incorpora varias preguntas relacionadas con el tipo y frecuencia de sustancia consumida para poder realizar a continuación un informe sobre el tipo de riesgo derivado del uso de cada sustancia.

Además, la participación en “Assístete” es totalmente anónima, lo que facilita que el interesado pueda entrar en la web cuando lo desee y así ser totalmente sincero en sus respuestas. “Se trata de la primera herramienta de apoyo para que los ciudadanos conozcan los riesgos que están asumiendo por el hecho de estar utilizando determinadas sustancias y una vez conocidos, tomen la decisión más apropiada para su salud”, concluye el doctor Rubio.