Chequeos de empresa, análisis de rutina, revisiones de seguimiento especialmente en edades avanzadas, hemogramas por diversos motivos… La cuestión es que ese momento de primera hora de la mañana en ese sillón inefable en el que te remangas, te ponen un torniquete con banda elástica en el brazo y te piden que abras y cierres la mano y luego la mantengas así, cerrada mientras la enfermera o enfermero trata de localizar una vena adecuada para hacer la extracción de sangre, es una situación enojosa que en nada ha cambiado en las últimas décadas.

Pero como todo y gracias a los avances científicos y a la mejora de la tecnología en general esta situación tiene visos de cambiar, a lo mejor en un futuro no muy lejano dejamos atrás esta pequeña “tortura” cargada de estrés y ansiedad y lo cambiamos por una situación más confortable y placentera.

Un grupo de científicos del Institute of Technology (Technion) de Israel, al parecer han llegado a desarrollar una nueva técnica para realizar una analítica sanguínea con la gran entaja de que no precisa de agujas, ni jeringuillas y por lo tanto prescinde de los enojosos pinchazos. Mediante un microscopio especial de células sanguíneas en vivo se pueden obtener resultados prácticamente al instante, sin necesidad de incertidumbres y tiempos de espera innecesarios que sí que requieren los análisis tradicionales de sangre.

Este microscopio desarrollado por un equipo de científicos e investigadores dirigido por el Dr. Dvir Yelin proporciona la información de una analítica de sangre tradicional en tiempo real y sin necesidad de que el paciente sufra ningún tipo de pinchazo. Esta reducción del tiempo de muestreo además de dotar al paciente y al médico de los resultados de forma inmediata, al instante, puede ayudar a la detección temprana de enfermedades y por lo tanto a su prevención.

shutterstock_157581557

La enorme ventaja de este nuevo sistema, no es que evite el temido pinchazo y la estresante situación matutina de la recogida de muestras, con todo lo que ello implica en el paciente de estrés, ansiedad, nerviosismo, etc…. especialmente si la persona en cuestión no tiene unas venas “fáciles” para que el proceso sea lo más rápido y menos traumático posible. Lo más relevante de esta nueva técnica es la rapidez en los resultados que proporciona. El especialista llegado el caso puede estudiar en tiempo real la situación hematológica del paciente, una ventaja fundamental para aquellos casos que presentan un perfil de gravedad importante o que necesitan de una serie de controles constantes debido a la cronicidad de su patología.

Para los médicos e investigadores, la microscopia óptica de células sanguíneas en vivo ofrece una oportunidad única ya que les permite visualizar la morfología y la dinámica de las células circulantes de una forma directa. Mediante el análisis de todos los datos obtenidos por este nuevo sistema, los parámetros sanguíneos pueden ser determinados y utilizados para una evaluación directa y fiable de la situación hematológica del paciente, pudiendo obtener en tiempo real la situación general del paciente derivada de sus constantes hematológicas.

El dispositivo óptico, de tamaño reducido, colocados sobre la piel proporciona, al dividir el haz de luz, una imagen de la sangre dentro del cuerpo. El microscopio y su técnica asociada han sido probados ya con éxito en voluntarios, y el pronóstico del Dr. Yelin es que este nuevo sistema podría ser utilizado para una amplia gama de exámenes en un plazo aproximado de tres años. Sin duda un avance que contará con el aplauso de toda la sociedad


Diego Mugarza

Diego Mugarza

Licenciado en administración y dirección de empresas, master en marketing y direccion comercial. Amante de todo tipo de deportes, de la musica, la naturaleza y viajero empedernido. La felicidad es su objetivo de vida, entiende la salud como una herramienta más para poder llegar a ser feliz.