Los nutricosméticos son una moda nacida en EE.UU. que arrasa en nuestro país desde hace años. Vitaminas, minerales y aminoácidos en cápsulas que nos ayudan a estar bien por dentro y lucir estupendamente, eso sí, los nutricosméticos no son productos milagrosos y su consumo debe ser el establecido por las autoridades sanitarias.

Hace ya más de 10 años que Madonna puso de moda los nutricosméticos al afirmar que tomaba cápsulas cargadas de antioxidantes. En meses todas las celebridades seguían sus pasos. Se trata de complementos alimenticios que aportan vitaminas y nutrientes que tienen beneficios en nuestra salud y en nuestra imagen. Desde cápsulas para la caída del cabello o la reducción del peso, hasta otras que ayudan a reducir la celulitis o a lucir una piel más tersa. En la actualidad estos productos han invadido farmacias, tiendas especializadas en dietética y hasta supermercados. La alianza entre la industria de la alimentación y la de la belleza arrasa en una época en la que el culto al cuerpo ocupa un lugar tan destacado.

El negocio está claro, pero ¿qué son exactamente? El reglamento europeo los define como “productos alimenticios cuyo fin es complementar la dieta, consistentes en fuentes concentradas de nutrientes, que se comercializan en cápsulas o polvos y que deben consumirse en pequeñas cantidades”. Es importante destacar su objetivo, el de complementar una dieta, es decir por sí solos no resultan eficaces, deben llevar detrás una dieta sana y equilibrada así como hábitos de vida saludable como el ejercicio frecuente.

Entre las sustancias más habituales que encontramos en estos productos nos encontramos con vitaminas como A, E, D, K, C, antioxidantes, extractos de plantas, polifenoles…etc. Su objetivo es contribuir al bienestar de quien los consume, tanto por dentro como por fuera. Así nos encontramos con marcas como Inneov (Nestlé y L’Oreal), que tienen en el mercado productos para ayudar a frenar la caída del cabello, para combatir la pérdida de firmeza en el cuerpo y en el rostro, para combatir las arrugas, etc. Pero no son los únicos, Forté Pharma, Phergal, Oenobiol también tienen su línea de nutricosméticos. Una oferta muy amplia y demandada que no deja de crecer debido a los estudios que explican que hasta las dietas más equilibradas tienen carencias y tomar estos productos en las dosis en la que se especifica garantiza su seguridad. Por otro lado también conviene destacar que tomar más dosis de las recomendadas por las autoridades sanitarias puede ser dañino para la salud. También hay que recordar que los nutricosméticos no son productos milagrosos.


Lorena Pérez

Lorena Pérez

Licenciada en Periodismo, lleva diez años escribiendo en distintos medios sobre salud, ocio y cine. Aficionada a la buena cocina y la buena comida (sólo si es sin gluten), deportista y cinéfila sin remedio, se acerca al mundo de la salud desde un punto de vista amable y riguroso, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los lectores de Knowi.