El párkinson es una enfermedad degenerativa que causa trastorno del movimiento y desencadena alteraciones en la función cognitiva, en cómo expresamos nuestras emociones y en la función autónoma. Es, junto al temible Alzheimer, una de las peores afecciones neurodegenerativas.

Por ello, tanto dentro como fuera, detrás o delante de las cámaras, el Cine ha padecido en la ficción y en la realidad, los avatares de esta terrible enfermedad. Hay varias películas cuya temática nos han trasladado ese drama o artistas desgraciadamente afectados por el Parkinson que vamos a recordar.

Actores conocidos como Michael J. Fox, Bob Hoskins, Katherine Hepburn, Vincent Price o Deborah Kerr, se han visto o se vieron afectados por la enfermedad y, en algunos casos, pudimos comprobar en sus propias películas los estragos causados por la degeneración. Tal es el caso de Vincent Price durante su aparición en Eduardo Manostijeras (Tim Burton, 1990) o de la maravillosa Katherine Hepburn en Un asunto de amor (Leo McCarey, 1994), película que rodó ya en su última etapa.

shutterstock_122143624

Michael J. Fox. Featureflash / Shutterstock.com

El protagonista de la genial trilogía de Robert Zemeckis Regreso al futuro (1985), tuvo una retirada obligada y muy temprana cuando, en plena juventud, le fue diagnosticada la enfermedad. Hablamos de Michael J. Fox, un actor muy querido a pesar de su corta carrera y al que el Parkinson no le ha impedido, con el paso del tiempo, volver a intervenir en televisión. De esta manera fue cuando, en el año 2002, abandonó por un instante su personaje en la serie Spin City y habló sobre el párkinson y su búsqueda desesperada de cura.

Por su parte, Bob Hoskins, que protagonizó el clásico de animación Quién engañó a Roger Rabitt (Robert Zemeckis, 1988) o que encarnó a Smee en la película de Steven Spielberg Hook, anunció su retirada hace un par de años tras haberle sido diagnosticado parkinsonismo idiopático a los 69 años de edad.

Directores, guionistas y actores, han utilizado su talento para contarnos todo tipo de historias en las que, de una u otra manera, aparecía la dolencia que describió, por primera vez, el médico James Parkinson.

Despertares (Penny Marshall, 1990), analiza los resultados de tratamientos y sus efectos secundarios, además de plantear cuestiones éticas en lo que respecta a investigación de nuevos fármacos con humanos. Robert de Niro fue nominado al Oscar por su fantástica interpretación.

Filmes como El Hundimiento (Oliver Hirschbiegel, 2004) o Alí (Michael Mann, 2001) reflejan el padecimiento de sus protagonistas relatando hechos verídicos. En el largometraje alemán, el mismísimo Adolf Hitler sufría los síntomas de la enfermedad, mientras daba sus últimas e incoherentes órdenes durante el asedio de Berlín por parte de los aliados. Por otro lado, el realizador de películas como Heat Michael Mann, dirigía a Will Smith en el biopic de un de los mejores deportistas de todos los tiempos: Mohammed Alí.

Amor y otras drogas (Edward Zwick, 2010) y Aurora Borealis (James Burke, 2005), son otros dos ejemplos de la misma temática cinematográfica, encontrando en la segunda una de las mejores actuaciones del actor canadiense Donald Sutherland.