El fin del verano y la llegada del mes de septiembre suelen ser momentos perfectos para iniciar nuevas etapas. Algunos aprovechan para cambiar hábitos alimenticios, para apuntarse al gimnasio o para hacer propósitos. Septiembre es también un buen momento para cultivar nuestro talento, para ejercitarlo con el fin de potenciarlo: es, en definitiva, el momento ideal para apuntarnos a nuestro particular “Gimnasio del Talento”.

“Para algunos el Talento es tener un don, otros hablan de suerte, pero la clave está en prepararnos para que cuando se crucen por delante de nosotros nuevas oportunidades, sepamos reconocerlas y lo que es más importante, aprovecharlas”, explica Marta Díaz Barrera, fundadora de Talentoscopio, una consultora que ayuda a gestionar, fomentar y transmitir el valor del talento.

Como expertos en la materia, desde la consultora han elaborado un decálogo para que cualquier persona pueda desarrollar y ejercitar su talento y aprovechar al máximo las oportunidades laborales que se presenten.

1.SÉ POSITIVO: La actitud juega un papel fundamental a la hora de cultivar y desarrollar el talento. Ser positivos y mostrar ganas de avanzar y crecer como persona y como profesional. Se dice que el talento se mide en la adversidad y, sin embargo, los momentos de calma y poca tensión también son fuente de grandes talentos.

2.MANTÉN TU MENTE ABIERTA: Para cultivarnos debemos estar atentos al entorno y mantener la mente abierta para saber transformar situaciones o por lo menos participar en ese cambio. En este sentido, lo más importante es pensar estratégicamente y ser resolutivo.

3.ANALIZA TUS CAPACIDADES: ¿Tienes claro qué sabes hacer y qué aportas en el día a día? o ¿sigues en la misma vía de siempre haciendo lo mismo semana tras semana? Muchas veces dejamos de lado talentos que no sabemos ni siquiera que tenemos. Dedícate un rato, siéntate a pensar y haz una lista titulada: “soy buen@ en…”.

4.NUNCA TE PARES: La cultura del esfuerzo es otro de los pilares. La práctica y el ejercicio de cualquier talento es indispensable porque son los que mantienen al talento en forma. Revisa, repasa, repite mil veces si es necesario, no te pares ante un “NO”, vuelve a llamar si te encuentras con una puerta cerrada, pero nunca te pares.

5.NO DEJES DE FORMARTE: El aprendizaje en cualquier campo, es fundamental para estar al día. Saber cómo se mueve el mercado, en qué nos diferenciamos de los países vecinos, cuáles son las tendencias… todo esto resulta clave en el siglo XXI. Aprende todo lo que puedas. Muestra interés e inquietud.

6.UN LIBRO, 10 DÍAS: La formación va forzosamente ligada a la lectura. Leer libros de interés general y específicos de tu área profesional, leer prensa especializada y seguir leyendo y ampliando información a través de las redes sociales, te permite especializarte, diferenciarte y hacer crecer tu valor y tus talentos.

7.GENERA NUEVAS IDEAS: Las personas talentosas están constantemente en búsqueda de inspiración. Se fijan en las cosas más pequeñas y les dan una vuelta. ¿Cómo eres de creativo? ¿Por qué no potencias tu imaginación y la generación de nuevas ideas?

8.LUCHA POR TUS OBJETIVOS: Vivimos muy deprisa y muchas veces esperando que otro nos den una palmadita en la espalda y reconozcan nuestros logros. Márcate hitos, sigue adelante, lucha por tus objetivos y hazlo si es posible, con una sonrisa. Automotivarse es la mejor de las terapias para superar obstáculos.

9.HAZ NETWORKING: Cuida tu red de contactos, aliméntala y hazla crecer. Esto implica ser perseverante, comentar, escuchar y ofrecer, verbos que siempre han de estar en nuestra mente.

10.COMPARTE TU TALENTO: Estamos en un mundo global y social. Comparte, sé generoso, difunde contenidos, explica y disfruta mientras lo haces, no tengas miedo a enseñar, ten miedo a no tener nada que aportar.


Diego Mugarza

Diego Mugarza

Licenciado en administración y dirección de empresas, master en marketing y direccion comercial. Amante de todo tipo de deportes, de la musica, la naturaleza y viajero empedernido. La felicidad es su objetivo de vida, entiende la salud como una herramienta más para poder llegar a ser feliz.