Somos conscientes de que muchas veces en Knowi utilizamos términos o nos referimos a cosas que, evidentemente, no tenéis por qué saber. Por eso hemos decidido publicar semanalmente artículos divulgativos que os podrán ayudar a comprender mejor el resto de artículos.

Hablaremos de cómo funciona nuestro organismo (por qué tenemos hambre, sueño, instinto de maternidad…), cómo nos relacionamos con nuestro entorno, el por qué de nuestras reacciones a veces “inexplicables”…en fin, que intentaremos desde aquí haceros más comprensible la ciencia y, por supuesto, esperamos que participéis generando debate y pidiéndonos información sobre temas que os interesen.

Vamos a empezar con algo bastante general. Vamos a ponernos en contexto con nuestro entorno para no perder la perspectiva y entender un poquito mejor que somos mucho más complejos de lo que imaginamos.

Todos los organismos vivos están formados por células, y en general se acepta que ningún organismo es un ser vivo si no consta al menos de una célula. El organismo humano, por ejemplo, está formado por unos 200.000 millones, presentando diversas formas y funciones, cuya finalidad común es la supervivencia y la reproducción. Pero antes de llegar a nuestras unidades básicas de vida, situémoslas en contexto.

La materia se organiza en diferentes niveles, que de menos a mayor serían:

  • Partículas subatómicas o elementales: protones, electrones y neutrones.
  • Nivel atómico: carbono, hidrógeno, nitrógeno y oxígeno.
  • Nivel molecular:

-Simple unión de átomos: por ejemplo el O2, sustancia que comprende una importante parte de la atmósfera y resulta necesaria para sostener la vida terrestre.
-Complejas: unión de átomos pero no iguales, por ejemplo el agua (H2O)
-Compuestos orgánicos biológicos: glúcidos, lípidos, proteínas y ácidos nucleicos. Dan forma a nuestras células y por ende a nuestro organismo

  • Organelas u orgánulos: punto de inflexión entre un nivel inorgánico y otro orgánico. Los virus podrían incluirse dentro de este nivel ya que poseen características de los seres vivos y no vivos.
  • Nivel celular: células procariotas (no tienen su información genética protegida dentro de la célula por ningún compartimento especial) y eucariotas (su información genética está guardada dentro del núcleo en el interior de la célula).
  • Nivel tisular: la unión de células dan lugar a los tejidos. Los cuatro esenciales del ser humano son: epitelial, conectivo o conjuntivo, muscular o nervioso.
  • Órganos: asociación de diversos tipos de tejidos, por ejemplo el pulmón.
  • Aparatos y sistemas: por ejemplo el aparato digestivo, que es el conjunto formado por los siguientes órganos: boca, faringe, esófago, estómago, intestino delgado e intestino grueso.
  • Individuos y sistemas: humanos, animales y plantas.
  • Población: conjunto de individuos de una misma especie. Una especie una es un grupo de organismos reproductivamente homogéneo y que no hay que confundir con raza. Una especie animal es el perro y un Labrador, un Husky Siberiano o un Pastor Alemán son diferentes razas dentro de la misma especie.
  • Comunidades: grupo o conjunto de individuos, seres humanos, o de animales que comparten elementos en común.
  • Ecosistema: acuático, terrestre o aéreo, es decir, un sistema natural que está formado por un conjunto de organismos vivos y el medio físico donde se relacionan.
  • Biomasa: refiriéndonos en términos ecológicos, es la materia total de los seres que viven en un lugar determinado.
  • Biosfera: planeta Tierra.

El lunes que viene nos centraremos en esa pequeña gran desconocida: la célula.


Sara G. Blanco

Sara G. Blanco

Bióloga de nacimiento le apasiona la naturaleza, viajar, conocer gente y comer fabada como buena asturiana que es. Especializada en biotecnología y con más de cinco años de experiencia en comunicación corporativa, aporta a Knowi frescura y dinamismo sin perder su visión científica.