Las uñas, aunque no pensemos mucho en ellas, son una parte del cuerpo importante, ya que ellas nos protegen las falanges de los dedos, tanto de las manos como de los pies. Nos ayudan en nuestro día a día, a rascarnos, a atar nudos, o a coger hilos o agujas. Con todo lo que las usamos y poco o nada sabemos de ellas, a continuación explicamos por qué  y cómo las uñas crecen.

Las uñas están compuestas de células muertas llenas de una sustancia llamada queratina la cual les confiere su característica dureza. El mayor aporte de queratina de las células muertas proviene de los huesos. La queratina es una proteína con estructura fibrosa muy rica en azufre.

Pero si son células muertas, ¿por qué las uñas crecen? Las uñas crecen de una manera muy particular: a pesar de que parece que crecen por la parte exterior, en realidad crecen en su raíz, situada bajo la piel.

Así, es la propia uña quien regula su crecimiento en función de la necesidad de queratina que necesite la uña; el crecimiento se realiza cuando las células nuevas van sustituyendo y empujando a las viejas. El color rosado de las uñas se debe a los vasos sanguíneos que recorren la base de la uña y son los encargados de alimentarlas. Las uñas crecen constantemente; normalmente es de 0,1 milímetros diario y de entre 3 y 5 milímetros al mes.

shutterstock_69141271Algunas curiosidades acerca de las uñas:

-Las de las manos crecen más rápido que las de los pies: esto es debido a que usamos mucho las manos y esto deriva en más producción de queratina.

-La fiebre y algunas enfermedades afectan a su crecimiento, pero el embarazo lo estimula.

Las uñas crecen más rápido en verano que en invierno.

-Los bebés nacen con uñas. Éstas se empiezan a formar en la semana 16 del embarazo (también las de los pies), esto es aprox. a los 3 meses y medio del embarazo y tardan 6 meses en crecer desde la base a la punta (crecen 0,55 mm por semana), así cuando nacen las tienen listas.