En plena Semana Santa, tenemos que hablar sí o sí de las procesiones, porque si en nuestro país hay una actividad con tradición, de gran atractivo turístico y en la que participa gran parte de la población, son las procesiones.

Durante las procesiones sometemos a nuestro cuerpo a sobreesfuerzos a los que no está acostumbrado, tanto si participamos activamente en ellas como si somos meros espectadores, debido a la cantidad de horas de esfuerzo que acumula nuestro cuerpo, para prevenir posibles lesiones es recomendable seguir alguna instrucciones.

Los costaleros son los que más riesgo tienen de sufrir lesiones debido al gran esfuerzo físico que realizan durante las procesiones, pero estos consejos son recomendables para todos. Varios días antes a las procesiones es importante beber gran cantidad de agua, para mantener el cuerpo bien hidratado ya que así la aparición de roturas fibrilares es menos probable.

Los músculos más castigados son los gemelos y los cuádriceps ya que son los que más trabajan al levantar y bajar el paso, por lo que habrá que calentar bien estos grupos musculares. Además imprescindible estirar bien todas las partes del cuerpo momentos antes del comienzo de la procesión, poniendo especial interés en cuello, brazos, manos, abdominales y piernas.

Desde fuera muchas veces no somos conscientes del esfuerzo realizado por los costaleros, una procesión puede extenderse hasta las seis o siete horas, de las cuales un costalero suele estar unas tres y media debajo del paso, aunque gracias a los relevos que van realizando lo normal es no estar más de una hora seguida.

Aún siguiendo estos consejos el riesgo de sufrir lesiones durante las procesiones sigue estando presente, si se padecen lesiones antes de la procesión lo más recomendable es visitar a un fisioterapeuta que evalué nuestro estado físico y nos de las instrucciones necesarias a realizar para participar en el acto de culto.

Cuidado de los pies

Los pies durante las procesiones sufren y hay que prepararlos para este esfuerzo extra al que los sometemos, es importante lavar los pies con un jabón ácido y agua tibia, hidratarlos correctamente, cortar las uñas en horizontal. Utilizar calcetines que no aprieten y calzados de tejidos naturales y que favorezcan la transpiración, y nunca estrenar calzado en los días de las procesiones.


Diego Mugarza

Diego Mugarza

Licenciado en administración y dirección de empresas, master en marketing y direccion comercial. Amante de todo tipo de deportes, de la musica, la naturaleza y viajero empedernido. La felicidad es su objetivo de vida, entiende la salud como una herramienta más para poder llegar a ser feliz.