La miel es una auténtica joya de la naturaleza. Actúa como un antibiótico natural ayudándonos a evitar y a aliviar infecciones, es energizante, cicatrizante y endulza igual que el azúcar pero con menos calorías.  Pero sus propiedades no se quedan aquí ni mucho menos. Aquí un breve resumen de algunas.

El uso de la miel aparece ya documentado en la Biblia; en el Antiguo Egipto era tan valorada que servía incluso para pagar impuestos, en otras épocas se la consideraba medicina para los dioses. Y es que las propiedades naturales de la miel la convierten en un producto ideal de cara a estar en forma y sentirse bien.

Leer más

Empezamos enumerando las propiedades de la miel por una de las más conocidas: 

La miel es ideal para evitar infecciones. Es el antibiótico perfecto para los más golosos. Contiene azúcares, vitaminas, minerales, aminoácidos y demás sustancias antibióticas, con lo cual es muy recomendable tomar miel a diario (sin pasarse, que es muy calórica) en las infusiones. La combinación de miel y limón es la mejor cura para los catarros y por sí sola perfecta para curar quemaduras e infecciones, gracias a sus cualidades cicatrizantes.

Y seguimos con más propiedades de la miel.

Si te has pasado con el alcohol por la noche, tómate unas cucharaditas de miel. Ésta activa el metabolismo del hígado, con lo que ayuda a eliminar el alcohol. Además, otra propiedad de la miel a destacar es que aumenta la energía gracias a sus vitaminas, convirtiéndose así en una gran aliada en épocas de estrés, de exámenes o en momentos de fatiga.

Y más propiedades beneficiosas de la miel.

También alivia las alergias comparándose casi con una vacuna natural. Por otro lado, no debemos olvidar propiedades estéticas de la miel, por ejemplo, nos ayuda a lucir una piel más suave, poniéndonos miel en la cara y en las zonas con asperezas creando una mascarilla natural a base de dos cucharadas de miel diluidas en una cucharada de aceite de oliva, 20 minutos reposando y a presumir de piel.

Y para los deportistas la miel también tiene propiedades.

Es ideal por la energía que aporta y también porque ayuda a fortalecer los huesos. Dos o tres cucharaditas al día son la dosis recomendable, tampoco conviene abusar, ya que sí es cierto que la miel es muy calórica, pero controlando su consumo resulta más beneficiosa que perjudicial. La miel tiene muchas propiedades y cuánto más natural, mejor.

Ocultar


Lorena Pérez

Lorena Pérez

Licenciada en Periodismo, lleva diez años escribiendo en distintos medios sobre salud, ocio y cine. Aficionada a la buena cocina y la buena comida (sólo si es sin gluten), deportista y cinéfila sin remedio, se acerca al mundo de la salud desde un punto de vista amable y riguroso, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los lectores de Knowi.