Con la llegada del frío invernal hay que poner especial atención a las gripes y resfriados. Os damos unos consejos para protegeros ante un descenso brusco de temperaturas.

 

  • Cuidado con las posturas. Las bajas temperaturas nos invitan a caminar un poco agachados, con la cabeza entre los hombros para resguardarnos. Esta postura puede provocar ciertas contracturas y pinzamientos al caminar tensos y en una postura muy forzada. Aunque haga frío deberemos caminar rectos y en una postura natural.
  • bajas temperaturas

    Protege tu salud contra las bajas temperaturas.


  • Las capas necesarias.
    Y es que contra las bajas temperaturas nada mejor que abrigarse bien. Desde los pies a la cabeza, debemos estar lo más calentitos posibles ya que el frío hace que nuestras defensas bajen la guardia y puede dar lugar a catarros, gripes y en casos más complicados incluso neumonías, pulmonías, etc.

  • Deporte responsable.
    Con bajas temperaturas ciertos deportes pueden incluso llegar a ser más agradables, como es el caso del running. Pero se convertirá en todo un peligro si no calentamos bien.

    Fundamental por tanto estirar y calentar bien y salir con capas que podremos ir quitándonos a medida que vamos entrando en calor. Cuando acabemos el ejercicio es recomendable ducharse pronto para que la temperatura de nuestro cuerpo en contraste con el frío exterior no provoque resfriados o catarros.


  • Dieta calentita y digestiva.
    Cierto que muchos platos de cuchara son realmente apetecibles en esta época del año, pero no debemos abusar de ellos cuando sean demasiado calóricos. Las verduras y las legumbres son siempre una buena opción para estar bien alimentados y no consumir calorías de más.

  • Miel para todo.
    Podemos sustituir el azúcar por este edulcorante que es todo un alimento y que ayudará a mantener en forma nuestras defensas.



Te puede interesar: Cómo prevenir el resfriado para un invierno saludable