La dieta mediterránea es para muchos la más saludable del mundo y ésta se basa, entre otros alimentos, en el aceite de oliva. En este artículo la Heath Coach Rocío Río de la Loza nos da cinco razones por las que el aceite de oliva es fundamental en la dieta mediterránea.

La gran virtud de esta dieta equilibrada es su variedad y riqueza, ya que está compuesta por alimentos enteros de origen vegetal como verduras, frutas, granos completos, leguminosas y semillas, además de incluir pescado y carnes magras. Por otra parte, el aceite de oliva se puede consumir en cualquier momento del día y acompañar a platos fáciles como ensaladas, incorporarse en guisos o convertirse en el gran protagonista de unas sabrosas tostadas de pan con aceite.

La Health Coach Rocío Río de la Loza destaca cinco propiedades beneficiosas para nuestra salud:

Leer más


  • Previene las enfermedades cardiovasculares:
    los infartos de corazón son la primera causa de muerte en muchos países, por lo que el consumo de aceite de oliva fortalece el corazón y ayuda, según la health coach, a que “no se endurezcan las arterias al tiempo que promueve una excelente circulación”.
  • aceite de oliva

    El aceite de oliva es fundamental en la dieta mediterránea y una de las claves de que esté considerada entre las más saludables del mundo.


    Disminuye las células cancerosas: Río de la Loza explica que el oleocantal, uno de los compuestos del aceite de oliva, tiene “el poder impresionante para disminuir, y en ciertos casos hasta erradicar, las células cancerosas”. Aplicable a varios tipos de cáncer, como el de piel y el de mama, el oleocantal también cuenta con componentes antiinflamatorios, actuando casi como un ibuprofeno.

  • Reduce el colesterol “malo”:
    tomar un chorrito de aceite de oliva en el desayuno sirve para “dotar al organismo de colesterol bueno (HDL) y disminuir la cantidad del malo (LDL)”, asevera la experta en nutrición. Esto influye de forma directa en una disminución de la presión arterial.

  • Favorece el envejecimiento saludable:
    el aceite de oliva posee efectos antioxidantes “debido a su alto contenido de ácido oleico (ácidos grasos monoinsaturados) y a varios compuestos fenoles con poderes antioxidantes como la vitamina E y los flavonoides”, apunta Río de la Loza. De este modo, al frenar la oxidación del organismo se aumenta la longevidad de las personas.

  • Lucha contra la osteoporosis:
    el consumo de aceite de oliva dentro de la dieta mediterránea protege los huesos y los conserva por más tiempo ya que “los hace más gruesos”, asevera la health coach. Así, se combaten enfermedades óseas como la osteoporosis y se logra envejecer con una salud fuerte.

Ocultar